Tambores de guerra en Siria

Alepo (Siria)

Mientras Tanto.

Aunque en estas últimas horas la ejecución del plan de “castigo” militar por parte de Estados Unidos y sus aliados contra el régimen sirio de Bachar al-Asad por su presunta utilización de armas químicas el pasado 21 de agosto a las afueras de Damasco parece haber entrado en un compás de espera, sin duda por la inesperada propuesta rusa (secundada por Siria) de poner el arsenal químico de ese país bajo control internacional aprovechando el desliz cometido por John Kerry en su reciente rueda de prensa en Londres, el consejo de redacción de “mientras tanto” ya está trabajando para que el próximo boletín de la revista incluya algunas notas que permitan reflexionar más a fondo sobre todo lo que está aconteciendo en torno al conflicto civil sirio y la respuesta internacional que está suscitando.

1) Uno de los aspectos que más llaman la atención es la casi unánime aceptación por los gobiernos, la prensa y diversas organizaciones de la tesis, harto dudosa, del uso de armas químicas por parte del gobierno de Al-Asad en la propia capital siria, Damasco. Las “pruebas irrefutables” aducidas por Kerry parecen consistir en una conversación “captada” entre mandos del ejército sirio, es decir, algo muy fácil de falsificar, como se falsearon las “armas de destrucción masiva” de Irak. Se sabe, en cambio, que los rebeldes financiados por los gobiernos saudí y catarí y apoyados por el turco han empleado armas químicas y practicado actos que sólo cabe calificar de salvajes y sanguinarios. El supuesto bombardeo de Damasco, ¿a quién beneficia? Es obvio que a los propios rebeldes auspiciados por esta “extraña pareja” que conforman Estados Unidos y Europa por un lado, y las monarquías petrolero-fundamentalistas del golfo Pérsico por otro.

2) No se trata sólo de que el gobierno de Estados Unidos haya destruido socialmente a Irak, de que Libia esté sumida en el caos y de que haya destruido también socialmente Afganistán: el hecho es que Siria es el principal aliado en Oriente Medio de Irán, un régimen político que está en el punto de mira de Washington, que llegó a proporcionar armas químicas a Sadam Husein para que las empleara, como acabó haciendo, contra los iraníes (y lo que le sobró contra los kurdos de Irak). Todo el norte de África, o casi todo, ha sido objeto de la intervención de los países occidentales. Países donde la gente vivía en paz, aunque bajo regímenes autoritarios, se han convertido en lugares invivibles: Libia, Siria, Irak, Afganistán. Las “intervenciones humanitarias” causan las peores consecuencias sociales, y Estados Unidos se ha erigido ya en una potencia libre de ataduras morales para su beneficio. Son pocas, aunque existen, las voces que en Estados Unidos se contraponen a esta deriva totalitaria; una parte del pueblo norteamericano empieza a ser tan cómplice de sus gobiernos como lo fue la mayoría de los alemanes bajo Hitler.

3) Como sucedió ya en los casos de Irak o Libia, hay que volver a insistir en que oponerse rotundamente a la intervención militar de Estados Unidos y la coalición aliada que pretende formar no equivale a apoyar políticamente al régimen de Al-Asad, como el “No a la guerra” de otras ocasiones no implicó apoyar los regímenes de Sadam Husein o Muamar Gadafi. No cabe duda de que el sirio es un régimen claramente autoritario en el que la familia gobernante en los últimos cuarenta años ha utilizado todos los resortes a su alcance para perpetuarse en el poder e imponer su voluntad sobre una parte sustancial de la población, pero eso no justifica bajo ningún concepto dar carta blanca, ni política ni ideológica, a las facciones rebeldes que están luchando contra dicho régimen, que es precisamente lo que están haciendo Estados Unidos y sus aliados. De nuevo, el “No a a guerra” que defendemos se fundamenta en la convicción de que toda intervención militar occidental directa (la indirecta tenemos claros indicios de que se está produciendo desde hace muchos meses) no tendrá nada que ver con los supuestos fines de índole humanitaria que se están pregonando, sino con un movimiento más en la partida de ajedrez que se está desarrollando en un país, Siria, y en una zona, Oriente Medio, donde confluyen multitud de intereses geoestratégicos que incluyen el acceso a unos recursos energéticos menguantes. En definitiva, tendrá que ver simple y llanamente con unos intereses de índole imperialista, y no cabe duda de que puede acarrear la muerte de un número mayor de civiles inocentes que los causados por el suceso que se pretende castigar.

* * *

Por último, y para documentar con más fundamento los puntos que acabamos de exponer, recomendamos la lectura de algunas noticias que plantean serias dudas sobre la versión difundida por el gobierno de Barack Obama acerca del ataque con armas químicas ocurrido en Damasco y que dejan entrever otros motivos menos confesables y ciertamente menos humanitarios para la prevista acción militar de castigo contra el régimen de Bachar al-Assad:
Opositores sirios reconocen ante corresponsal de Associated Press el uso de armas químicas (1/9/2013)

Bandar bin Sultan: la conexión saudí de las armas químicas en Siria (5/9/2013)

Syria intervention plan fueled by oil interests, not chemical weapon concern (30/8/2013) Artículo de opinión en “The Guardian” sobre los intereses geoestratégicos y petrolíferos que motivan los deseos de intervenir militarmente en el conflicto.

Categorized | Internacional

Protagonistas

Tomás Arrieta
Maixabel Lasa
Carlos Berzosa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Debekatutako armak
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/19/08).
Fotografía de José Horna
“JAZZ for TWO”, José Horna
Zutik dirauena
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/10/08)
Sueños Rotos
República del Alto Karabakh —Artsakh—, 06/10/2020
Refugiados sirios: Mujer cocinando
“JAZZ for TWO”, José Horna
Abrazo. Luna a Abdou
Playa del Tarajal, Ceuta
Canción de París
Jose Horna.
“LIKE”. Eduardo Nave
La larga espera
Shushi (República del Alto Karabakh —Artsakh—, 08/10/2020)
"El mal del país" José Blanco
Encaramado a la valla de Ceuta
Antonio Sempere
Fotografía de José Horna
"El origen del mundo" José Blanco
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Txema García
Bonill, Ecuador
Cientificos-Volcán
La Palma 2021
Txema García
Sebastião Salgado
"Lemoniz", Mikel Alonso
Irene Singer, Argentina
Txema García
Sebastião Salgado
Eugenia Nobati, Argentina
Alfredo Sabat, Argentina
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Porteadoras
“LIKE”. Eduardo Nave
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Txema García
Txema García
Sebastião Salgado
Metro de París
Jose Horna.
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
Sebastião Salgado

Autores