Vuelven los megaproyectos (y 2) Operación Chamartín. Un fantasma recorre Madrid

 

Galde 45, Uda 2024 Verano. Daniel Azurza Argote.-

El artículo “Vuelven los megaproyectos”, publicado en el número 44 de Galde, abría una reflexión sobre la nueva oleada de proyectos urbanísticos e infraestructurales de grandes dimensiones que amenazan no solo espacios, recursos naturales y bienes colectivos, sino que ponen en jaque las propias bases del sistema democrático, con procesos en los que los gobiernos, los parlamentos y el poder judicial allanan el camino de los poderes económicos.

Entre los megaproyectos que vuelven a destacar, por su envergadura y características, la Operación Chamartín (ahora Madrid Nuevo Norte), que representa otra vuelta de tuerca en los procesos de apropiación de las instituciones en aras del beneficio privado, con repercusiones inéditas en la forma de hacer ciudad: financiarización del proceso especulativo, supeditación de la administración pública a los plazos e intereses del principal promotor privado (el banco BBVA)[1], cambios regulatorios a medida y varios inventos que pueden crear un antes y un después en el urbanismo de este país.

Tres décadas después de que se anunciara por primera vez el que, ahora, se enorgullece de ser el mayor proyecto urbanístico de Europa, la Operación Chamartín es un fantasma que recorre Madrid, inmaterial por el momento, pero que ya extiende su manto fuera de ella.

Para tener una idea de sus dimensiones baste recordar que abarca un territorio de 5,6 km de longitud y 3,2 millones de m2 de superficie, con una edificabilidad de 1,6 millones de m2 de oficinas, más de cinco veces la edificabilidad de las Cinco Torres del Real Madrid, que simbolizaron la anterior oleada especulativa. Esa edificabilidad prevista para usos terciarios se distribuye en una veintena de torres, de las cuales 8 tendrán más de 30 plantas. Otro millón de m2 se destina a la construcción de 10.000 viviendas, repartidas en torres de más de 20 plantas. Su propaganda alardea de proyectar el edificio más alto de España, con 300 m de altura.

La manera en que su potente maquinaria publicitaria ha optado por apropiarse de todo el marco conceptual del urbanismo crítico es también un aviso para navegantes de fuera de la capital. En efecto, para vender las bondades del proyecto, la promotora ha echado mano de la perspectiva de género, la ciudad de los cuidados o la movilidad sostenible, abanderando ideas como la de poner las personas en el centro y la ciudad de los 15 minutos. Como se puede comprobar en su web (https://creamadridnuevonorte.com), ha tenido el desparpajo no solo de contratar informes académicos mercenarios de respaldo, sino desarrollar todo tipo de talleres de supuesta participación, paseos de Jane o contribuciones a los equipos deportivos de los barrios colindantes. La compra de espacios publicitarios o de voluntades de articulistas en los medios de comunicación[2] ha rematado su acción propagandística.

Imagen promocional del ámbito central del proyecto Madrid Nuevo Norte. Obsérvese la recreación del quimérico parque sobre una losa de hormigón que cubriría el haz de vías de la estación

Al margen de sus impactos sobre la ciudad y la pérdida de una oportunidad magnífica para avanzar hacia un modelo urbano útil para la transición ecosocial, lo más lamentable de este megaproyecto es el modo en que las instituciones de los tres niveles de gobierno y los tres poderes del Estado han abandonado su deber de velar por el interés público. El libro Operación Chamartín. Una losa para Madrid. Suelo público, beneficio privado[3] sintetiza su historia, sus consecuencias y el modo en que han operado los diferentes actores políticos, sociales y económicos, destacando una serie de facetas que sirven de alerta ante la posibilidad de que el fantasma empiece a recorrer otros territorios.

La fantasmagórica ciudad del capital financiero.Como ocurre a nivel planetario, la especulación inmobiliaria de alto nivel no requiere edificios habitados o habitables, solo intercambios financieros y apuntes en cuentas de resultados. El interés del BBVA, su principal promotor, era tener un activo en sus cuentas hasta que pueda venderlo con ganancias suficientes.

La acción subalterna a los intereses privados de las administraciones públicas. El suelo de la operación es público en un 78%, lo que permitiría hacer políticas públicas de vivienda y urbanismo. Sin embargo, esa opción no ha estado en las mentes de los gobiernos que se han ido sucediendo. Cabe mencionar, por ejemplo, que ADIF, entidad pública adscrita al Ministerio de Transportes, propietaria de la mitad de los terrenos, ha firmado con el BBVA media docena de prórrogas cada vez más ventajosas del convenio inicial. Una de ellas a pesar de que sus servicios jurídicos pedían su cancelación por graves incumplimientos de los promotores, como desveló elDiario.es, uno de los pocos medios de comunicación que ha investigado las irregularidades cometidas y que por ello recibió amenazas de la promotora[4].

La subordinación de legisladores y jueces. Para facilitar la rentabilidad de la Operación Chamartín se han cambiado leyes estatales y autonómicas. Es el caso de dos cambios sucesivos en la Ley 9/2001 del Suelo de la Comunidad de Madrid, que permiten aumentar su edificabilidad y reducir las cesiones de suelo. O la llamada ley DUCH (Ley 38/1999 de Ordenación de la Edificación), en honor de la promotora[5], que buscaba impedir el reparto del botín con los propietarios expropiados del espacio ferroviario. Las argumentaciones de las sentencias judiciales desestimando los recursos de las organizaciones sociales críticas (Ecologistas en Acción, Club de Debates Urbanos, Federación Regional de Asociaciones de Vecinos) también se han plegado al interés privado y, de paso, han contribuido a dar vuelo a dos distorsiones de la técnica urbanística que oscurecen el horizonte del planeamiento urbano en los próximos años:

  • La conversión arbitraria de suelo urbanizable en suelo urbano. Sin cumplir varios de los requisitos que establece la ley. De ese modo, la promotora se endosa cientos de millones por obras que no tiene que hacer, cesiones que no tiene que dar y viviendas de protección pública que no tiene que promover.
  • Y la losa. Pieza clave del edificio especulativo de la Operación Chamartín, consistente en la construcción de un techo sobre el haz de vías de la estación, al que se dota de edificabilidad y que, para mayor escarnio, se convierte en un “parque” a fin de ofrecer los metros cuadrados de zona verde que exige lo que queda de legislación. Otro pelotazo de varios cientos de millones de euros.

Recreación de la construcción de la losa sobre el haz de vías ferroviarias de Chamartín que facilita un beneficioso aprovechamiento urbanístico para la promotora y sobre el que se vende la idea de un “parque”. Dibujo de J.L. Moreno Melzer.

En conclusión, la Operación Chamartín es un fantasma que, sin poner un solo ladrillo, genera beneficios en algunas cuentas de resultados y provoca pesadillas en quienes pensamos que el interés público está por encima del privado, también en el urbanismo.

Daniel Azurza Agote

Notas.-

  1. Desde 2019, el capital de la promotora está formado por el BBVA (75,5%), Merlin Properties (14,5%) y San José Constructora (10%). Merlin Properties es la mayor sociedad cotizada de inversión inmobiliaria (SOCIMI) radicada en España. Este tipo de empresa ha sido calificada como “la última vuelta de tuerca del capitalismo gorrón”, por los privilegios que se les otorgaron en la legislación: están exentas del pago del impuesto de sociedades.
  2. Un ejemplo relevante de esa colonización de los medios de comunicación es el artículo de Anatxu Zabalbeascoa, periodista especializada en arquitectura de El País, publicado a mayor gloria del proyecto con el tramposo título El Retiro del siglo XXI, en diciembre de 2023. El artículo se refiere al denominado Parque Central que se construiría (nunca mejor dicho) encima de una losa-techo de hormigón sobre un tramo del haz de vías de la estación de Chamartín. Las 15 hectáreas de superficie prevista para este supuesto parque son 8 veces inferiores a las 118 que tiene El Retiro.
  3. Obra colectiva coordinada por la Comisión de Ordenación del Territorio de Ecologistas en Acción de Madrid. Editada por Sueños de Sabotaje. Traficantes de Sueños. 2023.
  4. Véase https://www.eldiario.es/madrid/papeles-operacion-chamartin_1_1737953.html en donde se desvelan 25 años de contratos secretos de la Operación Chamartín entre el Ministerio de Fomento y BBVA. Y las amenazas en https://www.eldiario.es/politica/bbva-san-jose-operacion-chamartin_1_1721127.html
  5. En aquel momento se denominaba Desarrollo Urbanístico Chamartín, S.A.

Categorized | Política

Protagonistas

Montserrat Comas
Juan Gutiérrez
Cristina Monge
Pedro Arrojo Agudo
Iñaki Gabilondo
Ana Valdivia
Dora María Téllez
Pedro Miguel Etxenike
Marta Cabezas
Tomás Arrieta
Maixabel Lasa
Carlos Berzosa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Txema García
“LIKE”. Eduardo Nave
Txema García
"El origen del mundo" José Blanco
“JAZZ for TWO”, José Horna
Sebastião Salgado
"El mal del país" José Blanco
Canción de París
Jose Horna.
La larga espera
Shushi (República del Alto Karabakh —Artsakh—, 08/10/2020)
Sebastião Salgado
Porteadoras
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
Abrazo. Luna a Abdou
Playa del Tarajal, Ceuta
"Lemoniz", Mikel Alonso
Sebastião Salgado
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
Fotografía de José Horna
Irene Singer, Argentina
Sueños Rotos
República del Alto Karabakh —Artsakh—, 06/10/2020
Eugenia Nobati, Argentina
“LIKE”. Eduardo Nave
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Zutik dirauena
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/10/08)
Txema García
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Alfredo Sabat, Argentina
Fotografía de José Horna
Encaramado a la valla de Ceuta
Antonio Sempere
Bonill, Ecuador
Sebastião Salgado
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
Metro de París
Jose Horna.
Debekatutako armak
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/19/08).
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Txema García
Txema García
Refugiados sirios: Mujer cocinando
“JAZZ for TWO”, José Horna
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Cientificos-Volcán
La Palma 2021

Autores