Periskopioa: Un poco más de wellbeing, por favor

 

Galde 37, uda 2022 verano . Jasón & Argonautas.-

Todas las guerras tienen una vertiente cultural y ética que pretende legitimar las posturas propias y convertir en ignominiosas las ajenas. Las imágenes brutales que llegan desde Ucrania crean un estado general de ánimo que oscila del pesimismo a la indignación pasando por la desazón. En esta parte occidental del mundo, la nuestra, la guerra ha exacerbado una cultura de la cancelación que ya existía y que ahora se extiende como una gran marea negra de mala leche concentrada. La causa será noble pero el resultado final es un ejército de ciudadanos convertidos en justicieros con su trabuco dialéctico dispuesto a abrir fuego desde su trinchera particular.

I.- No disparen a Dostoievski. Una agresividad desconocida hasta ahora en las instituciones culturales occidentales está convirtiendo lo ruso en reprobable sin demasiados matices. Figuras de la ópera, afamados directores de orquesta, ballets de teatros tan prestigiosos como el Bolshoi o el Mariinsky, entre otros muchos, han visto sus contratos cancelados. La lista resultaría interminable. Desde el festival de Eurovisión a la exclusión del cine ruso en Cannes o la negativa de las distribuidoras americanas a estrenar sus películas en Rusia. En paralelo, el gobierno y la Duma rusa advierten que las demostraciones contrarias a la guerra son consideradas “traiciones al pueblo”. No solo se amenaza a la oposición interna, sino a la prensa extranjera, Internet y las grandes plataformas tecnológicas occidentales. La difusión de información “falsa” sobre la intervención en Ucrania se pena con hasta 15 años de prisión. La “ley de Internet soberano” rusa permite cortar las conexiones con el exterior si se considera que hay una emergencia. El filtrado progresivo de la información lleva camino de acabar aislando el territorio ruso del Internet global, como ya ocurre en China.

Con independencia de cuándo y cómo finalice la invasión de Ucrania, lo que ya no admite muchas dudas es que Rusia habrá perdido la guerra cultural, es decir, el aprecio mayoritario de la opinión pública. Sin embargo, a pesar de su eficacia, la cancelación cultural no deja de ser un mecanismo sumamente delicado. ¿Dónde llevaría la exclusión de todos los creadores procedentes de estados que violan groseramente los derechos humanos? Sin ingenuidades, sabiendo que en una autocracia oligárquica la cultura carece de libertad y es un arma más del poder político y económico que la dirige y controla, la exclusión sin matices, sin distinguir lo que es estatal de lo que no lo es, de una cultura como la rusa, que ha aportado infinidad de grandes obras al acervo artístico universal, puede lograr un efecto contrario al que se persigue, además de empobrecernos y crear precedentes de censura incontrolables en el futuro. En resumen, el autor de Crimen y Castigo no es responsable de que gobierne un sujeto con aires de pequeño zar que cree que los problemas políticos se resuelven a cañonazos como en los tiempos de Catalina la Grande.

II.- Indignación cinematográfica. Al ministro Iceta le ocurre lo que al gobierno del que forma parte. Hace cosas que están bien, pero en el último momento se lía y acaba provocando el cabreo general. A aplaudir, que unos 500.000 jóvenes se puedan beneficiar al cumplir los 18 años del bono cultural de 400 €, incentivando con ello sus hábitos de consumo cultural gracias a la generosidad ministerial. También, que el ministro anuncie, por fin, el desarrollo del Estatuto del Artista. Un cambio legislativo imprescindible para abordar la precariedad laboral en el sector creativo, tan singular, tan incierto. Habrá un nuevo contrato laboral artístico, protección a técnicos y auxiliares de espectáculos públicos, compatibilidad de la pensión de jubilación con el cobro de derechos de propiedad intelectual… En fin, años de borradores de anteproyectos convertidos en ley.

Todo iba bien hasta que llegó la Ley Audiovisual que debe acoplar el sector a la normativa europea. Hablar de audiovisual es hablar de cine y sobre todo, de plataformas de streaming, que es donde está el dinero. Estas últimas facturan miles de millones mientras se disponen a una nueva transformación de la mano de la realidad virtual. Las salas de cine, hermano pobre, sobrellevan su anémica existencia. Un reciente estudio europeo indica que aún no han recuperado el 58 % de la recaudación de 2019. Como dice Ángel Sala, Director del Festival de Sitges: “Hoy las películas duran un fin de semana”. Solo unas pocas recaudan millones. Las alfombras rojas y el glamour de los festivales ocultan que solo un tercio de los directores de cine españoles –es profesión mayoritariamente de hombres- trabaja regularmente y casi un 30% de los existentes percibe menos de 20.000 € al año, estando la media en 42.000 € brutos. Se comprende que no sea fácil conciliar los dispares intereses que van del Metaverso a la producción independiente.

Pues bien, tras muchos debates de porcentajes, cuotas y difíciles consensos sobre la preeminencia de las obras europeas y las aportaciones económicas a la producción y doblaje en lenguas cooficiales, en un último quiebro, una enmienda final divide al gobierno e incendia a la industria del cine. Simplificando, tras el quiebro, los productores independientes y los grandes grupos mediáticos entran en el mismo paquete de ayudas públicas. Algo así como mezclar lobos y ovejas en el mismo rebaño para que se repartan el pienso. Los indies, cuyas producciones (Alcarrás, 5 lobitos…) están aportando las pocas alegrías y reconocimientos al maltrecho cine español, lo consideran una traición, el preámbulo de su ruina y una entrega vergonzosa a los más poderosos.

III.- Soñamos en la superficie rayada de un cristal. Es el título de una instalación del artista cubano Carlos Garaicoa situada estos días en una calle de Bilbao y consistente en unos soportes metálicos con retrovisores de automóvil en los que poder contemplarse y leer sus mensajes impresos. En otro punto de la ciudad, la artista June Crespo ha puesto, a modo de bancos, unas esculturas de hormigón pintadas de azul, sin duda un color relajante que invita al descanso. Junto al estanque del parque, donde habrá también sesiones de yoga y meditación, el colombiano Yazmani Arboleda ha emplazado su Hospital para el espíritu junto a un hermoso magnolio. Todo ello forma parte de The wellbeing Summit, una cumbre que reúne a unas mil personas entre artistas, científicos y representantes de organizaciones civiles y religiosas del mundo. La idea es que “el bienestar interior se transmite hacia el exterior favoreciendo la innovación social y la creación”.

Posiblemente sea la respuesta institucional a un reciente estudio impulsado por Bilbao Metrópoli 30 que ha revelado que las emociones más presentes entre la población bilbaína son la incertidumbre, el agotamiento y el estrés, y concluye que hay más tristeza que alegría. ¿Soluciones? Además de más ayudas económicas, se demanda más actividad cultural.

La cumbre del bienestar se celebrará en Bilbao cada dos años. Es una pena. Debería haber una cada mes por lo menos. Queda el consuelo, mientras tanto, de relajarse viendo alguno de esos vídeos ASMR (Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma) que arrasan en Tik Tok o YouTube. Son los que muestran, por ejemplo, cómo se echan garbanzos en un bote de cristal, se araña un plástico o se pasan las hojas de un libro mientras se oyen susurros o el suave mecer de las olas del mar.

Categorized | Cultura

Protagonistas

Maixabel Lasa
Carlos Berzosa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Maixabel Lasa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Encaramado a la valla de Ceuta
Antonio Sempere
Txema García
Txema García
"Lemoniz", Mikel Alonso
Porteadoras
Sebastião Salgado
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
Refugiados sirios: Mujer cocinando
"El mal del país" José Blanco
Abrazo. Luna a Abdou
Playa del Tarajal, Ceuta
Fotografía de José Horna
Txema García
Sebastião Salgado
La larga espera
Shushi (República del Alto Karabakh —Artsakh—, 08/10/2020)
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Sebastião Salgado
Metro de París
Jose Horna.
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Txema García
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
“LIKE”. Eduardo Nave
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Zutik dirauena
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/10/08)
"El origen del mundo" José Blanco
Canción de París
Jose Horna.
“JAZZ for TWO”, José Horna
Debekatutako armak
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/19/08).
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
Alfredo Sabat, Argentina
Sebastião Salgado
Bonill, Ecuador
Fotografía de José Horna
Irene Singer, Argentina
Txema García
Eugenia Nobati, Argentina
Sueños Rotos
República del Alto Karabakh —Artsakh—, 06/10/2020
“LIKE”. Eduardo Nave
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
Cientificos-Volcán
La Palma 2021
“JAZZ for TWO”, José Horna

Autores