Nagorno-Karabaj. ¿Punto final para un conflicto olvidado?

Galde 43, Negua 2024 Invierno. Juan M. Vicente Errea.-

Nagorno Karabaj es un territorio enclavado en el Cáucaso Sur, región con una gran diversidad étnica, lingüística, cultural y religiosa y de alto valor estratégico, tanto por su ubicación, como por su importancia energética: importantes yacimientos petrolíferos en el mar Caspio y zona de paso para el transporte de los hidrocarburos del Caspio y de Asia Central hacia Europa y el Mediterráneo Oriental. Esta región ha sido atravesada históricamente por diversas fricciones: entre el mundo cristiano, y el mundo musulmán, hoy en clave de identidad cultural y comunitaria más que religiosa; entre el bloque occidental y el bloque soviético, siendo Armenia y Azerbaiyán el flanco sur en la zona del Cáucaso del mundo soviético y Turquía miembro de la OTAN.

Nagorno Karabaj es un enclave disputado desde hace décadas por armenios y azeríes. Mayoritariamente poblado por armenios pero situado dentro de las fronteras de Azerbaiyán, este territorio vio el ascenso del nacionalismo armenio ya desde las postrimerías de la Unión Soviética. La tensión intercomunitaria fue acrecentándose con el paso de los años. Tras la desintegración de la URSS en 1991, se proclamó en Nagorno Karabaj la República de Artsaj, un estado independiente de escaso reconocimiento internacional, de mayoría armenia y un año después estalló entre ambos países una primera guerra que acabó en 1994, con más de 30.000 muertos y con la victoria de los armenios que, además, pasaron a dominar otros territorios que les permitían la continuidad territorial con Armenia. La mayoría de los azeríes que vivían en el enclave fueron expulsados del mismo.

En 2020, se desencadenó una segunda guerra, pero esta vez la victoria fue para Azerbaiyán, que aplastó a su enemigo, con más de 7.000 personas fallecidas. Azerbaiyán recuperó el control de buena parte de los territorios perdidos en la primera guerra, los armenios mantuvieron el control de las zonas montañosas y desapareció la continuidad territorial entre la República de Artsaj y Armenia, quedando conectados ambos territorios por el corredor de Lachín, bajo control militar del ejército ruso. Se firmó un precario alto el fuego mediado por Rusia, vigente hasta el pasado mes de septiembre, momento en el que se produjo una breve, pero intensa, ofensiva militar por parte de Azerbaiyán, aprovechando el debilitamiento de la resistencia armenia debido al duro bloqueo, así como a la postura del actual Gobierno de Armenia, dirigido por Nikol Pashinián, cada vez más cercano a Occidente, alejado de las posturas defendidas por Putin y menos implicado en una ayuda militar significativa a la República de Artsaj.

Como resultado de esta ofensiva, la resistencia armenia se desmoronó de manera absoluta y el presidente de Nagorno Karabaj firmó a finales de septiembre un decreto declarando que la autoproclamada república dejará de existir el 1 de enero de 2024. En las dos primeras semanas posteriores a dicho decreto se produjo un éxodo masivo de la población armenia del enclave, que lo abandonó por temor a sufrir serias represalias y que los armenios han calificado de limpieza étnica, no reconocida como tal por las autoridades de Azerbaiyán, ni tampoco por la misión de la ONU desplazada el 1 de septiembre pasado.

El enfrentamiento por Nagorno-Karabaj lo protagonizan dos países con situaciones muy diferentes: Azerbaiyán, con salida al mar Caspio e importantes yacimientos petrolíferos que aportan buena parte de su riqueza. También lugar de paso obligado para transportar los hidrocarburos de Asia Central hacia la Unión Europea y que, además, cuenta con capacidades militares destacadas, gracias al apoyo incondicional de Turquía y de otros suministradores de armamento al que se lo puede comprar (el principal en estos momentos Israel); Armenia, por el contrario, sin salida al mar, con una situación económica bastante precaria, al no tener recursos energéticos ni ser lugar de paso obligado para gasoductos y oleoductos y que, además, depende de la ayuda militar de otros, proporcionada hasta ahora, en su mayor parte, por Rusia.

El actual gobierno de Armenia, encabezado por Nikol Pashinián, elegido primer ministro por el parlamento armenio en mayo de 2018, tras la dimisión de su predecesor, Serzh Sargsián, como consecuencia de la Revolución de Terciopelo, se apartó rápidamente de los dictados del Kremlin, por lo que no resulta extraña la pasividad de las unidades del ejército ruso desplegadas en Nagorno Karabaj como fuerzas de interposición y garantes de la paz.

Desde el primer momento, Turquía ha sido el principal valedor exterior de los intereses azeríes en Nagorno-Karabaj, proporcionando apoyo político, militar y económico. El panturquismo encabezado por el régimen de Ankara lleva a una asociación estratégica entre Turquía y Azerbaiyán, bajo el lema “dos Estados, una nación”.El presidente Erdogan tiene el claro propósito de convertir a Turquía en la potencia regional, al mismo tiempo que juega un papel, a veces contradictorio, en sus relaciones con Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea.

La Rusia de Putin ha utilizado una serie de conflictos en su considerada zona primordial de influencia como cauce para seguir influyendo de manera decisiva en la política interior de dichos países y, de paso, impedir su desarrollo normalizado: son los llamados “conflictos congelados”. Uno de ellos ha sido el de Nagorno Karabaj, donde durante todos estos años ha proporcionando ayuda económica, militar y política a los armenios, garantizando sus conquistas militares con unidades del ejército ruso que actuaban como fuerzas de interposición, manteniendo la paz y las líneas de alto el fuego. El Kremlin consiguió mantener esta situación durante tres décadas, pero comenzó a perder el control de la misma cuando se produjo el cambio de ficha en la cabeza del Gobierno de Armenia, siendo sustituido un hombre de obediencia clara a Moscú, Serzh Sargsián, por Nikol Pashinián, claramente enfrentado a las posturas del vecino ruso desde el primer momento.

Por otra parte, el interés de Estados Unidos en la zona ha crecido de manera paulatina desde la desaparición de la URSS en 1991. El portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, declaró durante una sesión informativa el pasado 10 de octubre, que su único objetivo en el Cáucaso Sur y más concretamente en las relaciones entre Armenia y Azerbaiyán, es “garantizar una paz y una estabilidad duraderas”, así como “garantizar que se protejan las necesidades humanitarias y los derechos del pueblo de Karabaj”. Pero a nadie escapa su deseo de aumentar su influencia geopolítica y militar en el Cáucaso, al mismo tiempo que socavar la influencia de Rusia.

China, de una manera muy discreta, pero implacable, continúa desarrollando sus políticas en el mundo, con el objetivo de convertirse en la gran potencia mundial para 2050. Uno de sus planes estratégicos fundamentales es la llamada “Nueva Ruta de la Seda” (One Belt, One Road Initiative). Se trata de un proyecto internacional de infraestructuras para conectar el país con Asia y el resto del mundo y ganar influencia económica y política a nivel global. Este proyecto incluye, por un lado, rutas marítimas y terrestres (entre estas últimas una línea ferroviaria de 13.000 km que acabaría en Madrid) y, por otro, la construcción de gasoductos y oleoductos que pasan por el Cáucaso Sur.

Para finalizar, cabe decir que se han producido acontecimientos lo suficientemente relevantes como para estimar que estamos ante un cambio de paradigma regional, en el que sale favorecida Turquía y aparentemente debilitada Rusia.

Es preciso no olvidar la crisis humanitaria de unas 120.00 personas que abandonaron precipitadamente sus hogares a finales de septiembre, que no cuentan con grandes apoyos para rehacer sus vidas en condiciones dignas y que esta situación ha pasado al más absoluto de los olvidos, al estar centrada la atención pública internacional en otras cuestiones.

Categorized | Internacional

Un mundo en cambio, Iñaki Gabilondo. STM | Galde

UCRANIA

Protagonistas

Juan Gutiérrez
Cristina Monge
Pedro Arrojo Agudo
Iñaki Gabilondo
Ana Valdivia
Dora María Téllez
Pedro Miguel Etxenike
Marta Cabezas
Tomás Arrieta
Maixabel Lasa
Carlos Berzosa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Porteadoras
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
“JAZZ for TWO”, José Horna
Txema García
"El mal del país" José Blanco
Txema García
Txema García
"Lemoniz", Mikel Alonso
Encaramado a la valla de Ceuta
Antonio Sempere
Cientificos-Volcán
La Palma 2021
Irene Singer, Argentina
Fotografía de José Horna
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
“LIKE”. Eduardo Nave
Refugiados sirios: Mujer cocinando
“LIKE”. Eduardo Nave
Alfredo Sabat, Argentina
Abrazo. Luna a Abdou
Playa del Tarajal, Ceuta
Zutik dirauena
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/10/08)
Bonill, Ecuador
Sebastião Salgado
"El origen del mundo" José Blanco
Eugenia Nobati, Argentina
Fotografía de José Horna
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
Sueños Rotos
República del Alto Karabakh —Artsakh—, 06/10/2020
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Txema García
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
“JAZZ for TWO”, José Horna
Debekatutako armak
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/19/08).
Txema García
Canción de París
Jose Horna.
Metro de París
Jose Horna.
La larga espera
Shushi (República del Alto Karabakh —Artsakh—, 08/10/2020)
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
Sebastião Salgado

Autores