Innovación y escuela: dos mundos llamados a trabajar en común

 

Galde 36 – primavera/2022. Arantzazu Ozaeta.-

¿Cuáles son los verdaderos propósitos de la educación actual y qué papel debe desempeñar la escuela en pleno siglo XXI? Asistimos a un despertar en el mundo educativo y a un despertar del mundo hacia la educación. La educación ha pasado de ser un ámbito invisibilizado o naturalizado a ser un debate vivo. La demanda de calidad al sistema educativo crece y la educación interesa como práctica social, económica y política.

La nueva ley de educación de la Comunidad Autónoma Vasca aborda temas importantes para el sistema educativo vasco. La segregación. El papel del euskera. La cuestión de las dos redes. La digitalización. La evaluación del alumnado y del profesorado. Pero sabemos ya que los intentos de renovación de “arriba abajo” (de leyes y prescripciones de la administración o de los gobiernos varios) no son suficientes para que la educación mejore o cambie de manera duradera (Murillo, 2012). Hay mucha literatura en torno a los intentos de reforma top-down acometidos en los años 70 del siglo pasado que conviene tener siempre presente. Se sabe que las leyes tienen poco impacto en los procesos de enseñanza-aprendizaje en el aula, que es finalmente el espacio donde se ejercita la técnica y el arte de transformar los saberes, los modos de hacer y los modos de decir adquiridos.

El mundo cambiante que vivimos exige repensar la labor escolar. “Disrupción” es la palabra que Otto Scharmer, autor de la Teoría U, utiliza para nombrar la sociedad actual:“La tecnología. El terrorismo. Trump. El caos climático. Las zonas de conflicto. Los refugiados. La polarización. Vivimos en una era de disrupción… que va a seguir creciendo y no al revés” (2017:XXVI).En este contexto, aprender y enseñar se han convertido en actividades clave para el ser humano. Un nuevo campo semántico resuena en todos los discursos que triangulan educación, trabajo y futuro de la sociedad: desaprender, reaprender, aprendizaje a lo largo de la vida, aprendizaje de alto rendimiento, etc.Pero, ¿qué es aprender y enseñar hoy en día? ¿Qué necesitamos saber para aprender a vivir y a convivir? La dimensión y complejidad del cambio nos es inaudita. Y ocurre a menudo que mientras la sociedad se transforma a un ritmo vertiginoso, gran parte del sistema educativo se mantiene a cobijo de este movimiento.

La UNESCO (2015) subraya la urgencia de replantear la finalidad de la educación y situarla para “el bien común”. Estudiantes, docentes, madres y padres no están satisfechos ni con lo que se aprende, ni con cómo se aprende. Crecen la sensación de insatisfacción y las críticas por la brecha entre las necesidades formativas de la sociedad y los resultados que son capaces de generar los sistemas educativos. La idea de repensar o reimaginar la escuela produce libros y conferencias. Con todo, situar la escuela en el aquí y el ahora suscita más preguntas que respuestas. ¿Cuál es el ideal educativo para los tiempos que vivimos? ¿Cuál es la medida de la institución escolar para la medida de la época histórica actual?

Entre el qué, el para qué y el cómo

No hay una fórmula mágica para cambiar la escuela. Debemos examinar con atención las orientaciones que sustentan el cambio y no perder de vista el aula. Los sistemas que mejoran son los que cuidan el aprendizaje de la infancia y la juventud, porque el fin de cualquier “innovación” es la mejora de los resultados de aprendizaje de todo el alumnado.

¿Y para qué cambiar? No se trata evidentemente de innovar por innovar. La innovación no es un objetivo en sí mismo, es un medio para un fin: el intento de construcción de una sociedad mejor. Dicho a la manera freiriana, la escuela es el lugar donde se transforman las personas que transformarán la sociedad. Se podría discutir hasta qué punto estamos comprometidos con el diseño de un mundo más justo, y si nuestros modelos educativos responden al interés de construir sujetos libres y con herramientas suficientes para emanciparse. Pero hay centros que formulan utopías de ese alcance y al mismo tiempo enfatizan el desarrollo de todos los estudiantes como meta última delos procesos de innovación y mejora. Se cambia para conseguir el desarrollo integral de todos y cada uno de los estudiantes. Ello conlleva evitar reproducir dinámicas de exclusión de diversa índole y, asimismo, diseñar una hoja de ruta que no puede ser un traje de talla única para todo el alumnado.

Muchas veces la frustración e insatisfacción provienen de la propia escuela. Una escuela que quiere cambiar comienza por hacerse preguntas: ¿Es pertinente lo que hacemos? ¿Por qué hacemos lo que hacemos? ¿Qué no nos satisface? Se empieza por poner la duda en el centro. Y una vez de tener apertura, de mirar la función de la escuela y el trabajo en el aula, hace falta preguntarse hacia dónde miraremos para cambiar y para qué queremos cambiar. ¿En qué dirección puede tener más sentido? ¿Qué queremos cambiar? ¿Tenemos claro el para qué? ¿Por dónde empezar, por el currículum, por las metodologías o por los cambios arquitectónicos? El cambio que se plantea debe ser significativo y hace falta tener bien claro el para qué, el propósito de dicho cambio, junto con el qué. Cambiar la metodología, es decir, los cómos, sin profundizar en el sentido último de la misión nos puede llevar al mismo lugar donde estábamos y revivir la sensación lampedusiana de “todo cambió para no cambiar nada”.

Es un clásico decir que el centro educativo es el principio y el fin todo cambio. En el contexto de la nueva ley de educación, las políticas tienen éxito o fracasan en la medida que desarrollan la capacidad de las escuelas para tomar control de su práctica pedagógica, con un liderazgo distribuido que construya una organización cohesionada en torno a ideas fuertes sobre el aprendizaje (Elmore, 2010). Es importante atender al contexto de cada centro e impulsar la mejora en coherencia al alumnado, al profesorado y a la historia particular de cada escuela. La autonomía y la libertad favorecen el impulso de los centros. Pero también la escuela y el profesorado tienen que hacer sus deberes y poner atención en por qué, como sistema, cuesta tanto cambiar las inercias y rutinas escolares. Cambiar un centro es un camino largo, no es una actividad puntual sino un ensayo permanente. Supone una apuesta por la transformación de lo existente que se construye como un deseo construido colectivamente. Apostamos por experimentar la entrada al cambio educativo desde prácticas artísticas.

La educación deseable es la que no se limita fundamentalmente a aspectos relacionados con la formación profesional, sino que trabaje cuestiones ligadas a la sociedad, a la cultura y al “aprender a ser”. En este sentido han aumentado las propuestas de trabajo que recortan el currículum para trabajar en propuestas más centradas en competencias generales o transversales, buscando la “formación integral” de las personas.

Bienvenidas y bienvenidos al momento interesante y exigente. Es tiempo de concebir, diseñar y poner en marcha otra “forma escolar”. Para crear nuevos mundos, luchar por otras formar de vivir y convivir, para construir configuraciones diferentes, es necesario imaginarlos primero. La educación tiene que ir más allá de lo conocido y alimentarse de un pensamiento utópico para organizar el presente de manera que permita actuar en el futuro.

Arantzazu Ozaeta
Mondragon Unibertsitatea

Bibliogafía

Elmore, R. (2010). Mejorando la escuela desde la sala de clases. Santiago de chile: Área de educación fundación Chile. https://es.scribd.com/document/350770374/Elmore-R-2010-Mejorando-La-Escuela-Desde-La-Sala-Clases

Murillo, F. J. (2012). Nuevas formas de innovar en educación. In M. Rodríguez y C. Llopis (Coords.), Otra educación es posible (83-109). Madrid: Narcea.

Scharmer (2007). Teoría U. Liderar desde el futuro que emerge. Barcelona: ElEftheria. https://editorialeleftheria.com/producto/teoria-u/

Unesco (2016). Replantear la educación: ¿Hacia un bien común mundial? Disponible en línea: https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000232697

Categorized | Dossier, Política

Protagonistas

Tomás Arrieta
Maixabel Lasa
Carlos Berzosa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Fotografía de José Horna
Debekatutako armak
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/19/08).
“LIKE”. Eduardo Nave
Bonill, Ecuador
Zutik dirauena
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/10/08)
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
Refugiados sirios: Mujer cocinando
"El mal del país" José Blanco
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
“LIKE”. Eduardo Nave
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
Txema García
Sueños Rotos
República del Alto Karabakh —Artsakh—, 06/10/2020
Porteadoras
Cientificos-Volcán
La Palma 2021
Sebastião Salgado
Fotografía de José Horna
Txema García
“JAZZ for TWO”, José Horna
Alfredo Sabat, Argentina
"El origen del mundo" José Blanco
"Lemoniz", Mikel Alonso
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Txema García
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
Txema García
Txema García
Sebastião Salgado
Abrazo. Luna a Abdou
Playa del Tarajal, Ceuta
Irene Singer, Argentina
La larga espera
Shushi (República del Alto Karabakh —Artsakh—, 08/10/2020)
Sebastião Salgado
“JAZZ for TWO”, José Horna
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Metro de París
Jose Horna.
Sebastião Salgado
Canción de París
Jose Horna.
Eugenia Nobati, Argentina
Encaramado a la valla de Ceuta
Antonio Sempere

Autores