Entrevista al comisario europeo de Medio Ambiente Virginijus Sinkevicius

 

Galde 32 udaberria/2021/primavera. Manu González Baragaña y Alfonso Sanz Alduán, entrevistan a Virginijus Sinkevicius.

Sinkevicius es un político lituano, Comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca de la Comisión Europea desde 2019. Ha sido miembro del Seimas (Parlamento unicameral Lituano) y Ministro de Economía e Innovación de la República de Lituania.

El Pacto Verde Europeo ha sido presentado como principal prioridad de la Comisión. ¿Cuál fue la génesis de este Pacto y cuáles son los motivos por los que se le ha querido dar tanta importancia?

Virginijus Sinkevicius.- El cambio climático y la degradación del medio ambiente suponen una amenaza existencial para Europa y para el mundo. Para hacer frente a estos desafíos, Europa necesitaba una nueva estrategia de crecimiento. El Pacto Verde Europeo es una oportunidad para mejorar la salud y el bienestar de los europeos, transformando nuestro modelo económico en otro más moderno, eficiente en el uso de los recursos y competitivo. Muestra que podemos cambiar nuestro modo de vivir y de trabajar, de producir y de consumir, y al mismo tiempo hacer que nuestras empresas sean más innovadoras.

Todos podemos estar implicados en la transición verde y todos podemos beneficiarnos de las oportunidades que nos brinda. El Pacto Verde Europeo ayudará a que nuestra economía se convierta en líder global, si nos movemos los primeros y nos movemos rápido. Estamos decididos a tener éxito, en el interés del planeta y la vida en él – por el patrimonio natural, por la biodiversidad, por nuestros bosques y por nuestros océanos. Si mostramos al resto del mundo cómo ser sostenibles y competitivos al mismo tiempo, podemos convencer a otros países que avancen con nosotros.

A la hora de poner sobre la mesa este Pacto, ¿en qué medida han influido los movimientos de jóvenes (Friday for future, etc.), o el auge de los partidos verdes en distintos procesos electorales del continente?

V. S.- La ciudadanía activa de todas las generaciones está jugando un papel muy importante para que los problemas climáticos y medioambientales se conviertan en la gran prioridad política europea y global. Pero la juventudes a quienes más afecta la acción climática y la protección del medio ambiente, puesto que las decisiones que tomemos hoy van a modelar el mundo en el que vivirán como personas adultas y dejen a sus descendientes. Al mismo tiempo que una estrategia para el crecimiento sostenible, el Pacto Verde Europeo es por tanto la respuesta a las peticiones de nuestros ciudadanos de acciones más fuerte.

Hemos planteado un cuadro político ambicioso con el Pacto Verde, pero las diferentes políticas y propuestas legislativas sólo serán un éxito si están diseñadas de una manera justa, y si los ciudadanos, las comunidades, las empresas y otras organizaciones juegan su papel junto a las políticas públicas y legislativas. Para impulsar el compromiso de todo el mundo, la Comisión Europea lanzó el Pacto Climático en diciembre de 2020. Se trata de una iniciativa paneuropea que invita a que la ciudadanía, las comunidades y las organizaciones participen en la acción climática y la construcción de una Europa verde. El Pacto Climático ofrece instrumentos para que las organizaciones aprendan sobre el cambio climático, desarrollen y pongan en práctica soluciones, y conecten con otras entidades y personas para multiplicar el impacto de dichas soluciones.

En otro sentido, ¿representa el Pacto Verde una puesta en valor de la UE y de las políticas europeas, frente al auge de la extrema derecha, anti-europea?

V. S.- El Pacto Verde Europeo, como estrategia moderna y nueva de desarrollo, pretende que Europa esté preparada para los cambios fundamentales que nos vienen encima. Se trata de crear puestos de trabajo sostenibles en una economía modernizada, de enfrentarnos a los riesgos existenciales que conllevan el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, y de mejorar la salud y el bienestar de toda la ciudadanía.

No podemos permitirnos encerrarnos en tecnologías y modelos de negocio obsoletos, que simplemente acelerarán la venida de las próximas crisis. La recuperación económica y la transición a una economía sostenible y neutra climáticamente deben ir de la mano. Por ello los Estados Miembros han decidido que la respuesta a la crisis y el plan de recuperación para Europa deben ser verdes y digitales.

Las ambiciones para una Europa más verde, más digital y más resiliente se han convertido en los principios que guían el plan Next Generation EU y las próximas perspectivas financieras a largo plazo. El 30% de los 1, 82 billones de euros presupuestados en el Marco Financiero Multianual para 2021-2027 y el Paquete de Recuperación Next Generation EU deberá usarse para inversiones y gastos climáticos. Estos números, que han sido ya acordados por los Estamos Miembros, hablan por sí solos sobre la voluntad en embarcarnos en esta ruta.

La Comisión ha presentado muchas estrategias y planes de acción dentro del Pacto Verde. Sin embargo, todavía se han llevado a cabo pocas acciones legislativas concretas, y queda por ver el nivel de ambición que tendrán. ¿No temen que los resultados finales frustren las expectativas de muchas personas?

V. S.- Tiene razón: el Pacto Verde no es sino el principio de un largo viaje. Pero es un inicio ambicioso, y estamos dispuestos a impulsar esta ambición con las acciones políticas y cambios legales necesarios. Realmente, tenemos ya un plan muy completo que incluye un Mecanismo de Transición Justa, una Ley Climática, una Estrategia de la Granja a la Mesa, una Estrategia de Biodiversidad, una Estrategia sobre el Hidrógeno, una Estrategia Offshore y un nuevo Plan de Acción para la Economía Circular – y otras acciones que están por venir.

También hemos propuesto un nuevo objetivo climático para 2030, más ambicioso. Debemos reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero al menos un 55% comparado con 1990, en lugar del 40% que estaba previsto inicialmente.

En el nuevo presupuesto hasta 2027 y en el instrumento financiero Next Generation EU, la acción climática es una parte integral de cómo gastaremos cada euro. El 30% de presupuesto comunitario se dedicará a combatir el cambio climático –el mayor porcentaje de la historia– y el presupuesto comunitario a largo plazo presta una atención especial a la protección de la biodiversidad. Es más, ningún fondo deberá ir contra los objetivos climáticos y medioambientales. Esto es lo que implica el «principio de no causar daño», fundamental en todo lo que estamos haciendo. Además de esta potencia de fuego financiero, estamos trabajando en propuestas de cambios legislativos, necesarias para dar un marco legal a las ambiciones del Pacto Verde.

¿Cuáles son los campos o los ámbitos en los que esperan mayores resistencias de los Estados Miembros, el Parlamento, las empresas o la ciudadanía?

V. S.- El cambio climático y la degradación del medio ambiente afecta a todo el mundo – y por ello invitamos a todo el mundo a formar parte del Pacto Verde Europeo. Enfrentarnos a estos retos es una responsabilidad colectiva, y nadie puede quedarse atrás. Aunque soy optimista en cuanto a los desarrollos a nivel europeo para alcanzar el objetivo de la neutralidad climática, debemos asegurarnos de que todo el mundo esté a bordo. Esto implica que las autoridades a nivel nacional, regional y local, así como las empresas y la ciudadanía, consumidora también, tienen que estar comprometidas.

Muchas personas en Europa están cambiando ya sus estilos de vida para proteger el planeta y luchar contra el cambio climático. La gran mayoría de la ciudadanía (nueve de cada diez) considera que el cambio climático es un problema serio y siente que proteger el medio ambiente es importante para ellas personalmente. Casi ocho de cada diez personas de la UE dicen que proteger el medio ambiente puede impulsar el crecimiento económico. Estos datos muestran el amplio apoyo ciudadano a los cambios legislativos y al apoyo financiero a las actividades favorables al medio ambiente. La ciudadanía entiende que NO actuar contra el cambio climático y en favor del medio ambiente sería un desastre económico.

La transición hacia la neutralidad climática a veces requerirá decisiones difíciles para todos nosotros, en todos los sectores. Pero lo más importante que vemos ya hoy es que se puede hacer y que hay instrumentos financieros que nos ayudarán a no dejar a nadie atrás. Además de esto, proteger la biodiversidad del planeta y la transición hacia una economía circular y neutra en carbono nos ofrece muchas oportunidades, tanto para las empresas como para los Estados Miembros.

Hay campos particularmente importantes dentro del Pacto Verde, como la energía, de cara a la descarbonización o a la preservación de la biodiversidad. ¿Cuáles son las principales dificultades, cuellos de botella, a los que nos tendremos que enfrentar en el futuro, ya sean sectoriales o de carácter más general?

V. S.- Ya hemos llevado a cabo un análisis detallado sobre cómo alcanzar el ambicioso objetivo de cero emisiones de gases de efecto invernadero netas a mitad de siglo. Este análisis muestra que todos los sectores tienen que participar en la acción climática y contribuir a la transición verde. Pero vemos tendencias positivas. Primero, que las transiciones sectoriales son ya posibles con las tecnologías actuales. Segundo, observamos una tendencia hacia las colaboraciones sectoriales, cada vez más importantes. Una mayor circularidad en nuestra economía, por ejemplo, permite que los residuos se conviertan en recursos valiosos para otros sectores.

La colaboración a nivel global en todos los sectores es esencial. Estamos liderando este proceso, para incrementar la colaboración global, por ejemplo, para impulsar la transición hacia una economía circular plena. Acabamos de lanzar la Alianza Global para la Economía Circular y la Eficiencia de los Recursos, para unir a los países, redes y organizaciones más relevantes. Alcanzar un Marco Global para la Biodiversidad post-2020 es otra prioridad de la UE, como queda subrayado en nuestra Estrategia de Biodiversidad para 2030.

Uno de los grandes temas de la transición ecológica es el del empleo ¿Es el Pacto Verde una garantía de mantenimiento del empleo? ¿Qué previsiones se realizan a este respecto? ¿Han hablado o están hablando con los sindicatos? ¿Qué papel les otorga la Comisión?

V. S.- Como ya he explicado antes, el Pacto Verde Europeo es la nueva estrategia de crecimiento de Europa. Esperamos que la transición verde cree más de dos millones de puestos de trabajo para 2050, y más de un millón ya para 2030. Por ejemplo, la transición hacia una economía circular implica que el modelo económico sea más sostenible y ayudará a crear alrededor de 700.000 puestos de trabajo en la UE para 2030. Y lo que es más importante: estos puestos no se crearán sólo en las ciudades, sino también en las zonas rurales y serán más resistentes a las crisis económicas. Evidentemente, para apoyar esta transición, necesitamos políticas efectivas sobre el mercado de trabajo y la formar a los trabajadores.

El impacto sobre el empleo va a ser variable según los Estados Miembros, y aún más según los sectores, pero los países pueden esperar una mejora de los niveles de empleo de alrededor de un 1% para 2030. La mayor parte de los empleos se espera que se creen en sectores verdes o en transición, tanto en la industria como en sector servicios, sobre todo entre personal con niveles de formación y salarios medios, en sectores como la construcción y las renovables.

También hemos introducido varios instrumentos para asegurarnos que la transición sea justa, suavizando los impactos negativos sobre los grupos más afectados y asegurándonos que nadie quede atrás. Por ejemplo, se apoyará a las trabajadoras, trabajadores y familias que laboran en sectores más intensivos en energía. Estamos bregando en ello con los interlocutores sociales, como las patronales y los sindicatos. Adoptamos recientemente el Plan de Acción sobre el Pilar Europeo de los Derechos Sociales, que pretende mejorar las leyes sociales y sobre el empleo en respuesta a la transformación a la que nos enfrentamos, mejorando los derechos sociales y reforzando la dimensión social europea en todas las políticas.

El Mecanismo de Transición Justa es un instrumento fundamental para garantizar que la transición hacia una economía climáticamente neutra ocurra de manera socialmente justa, sin dejar a nadie atrás. Ofrece apoyo ad-hoc para movilizar al menos 150.000 millones de euros entre 2021 y 2027 en las regiones más afectadas, para aliviar los impactos socioeconómicos de la transición. Este apoyo está disponible para todos los Estados Miembros, pero en concreto para las regiones que dependen más del carbón o con más personas cuyo trabajo depende de las energías fósiles.

En su segundo párrafo, el Pacto Verde Europeo se presenta como «una nueva estrategia de crecimiento». ¿Por qué tanta insistencia en el crecimiento ilimitado? ¿Por qué no tomar como referencia otros indicadores de bienestar, distintos del PIB/hab., como se viene reclamando desde diversos sectores?

V. S.- Reconocemos que el crecimiento económico no es un fin en sí mismo y que una economía debe funcionar para la gente y el planeta. Como estrategia de crecimiento de la UE, el Pacto Verde posee cuatro dimensiones: medio ambiente, productividad, estabilidad y justicia social. Transforma los desafíos climáticos y medioambientales es oportunidades, haciendo que la transición sea justa e inclusiva para todos.

Al mismo tiempo, estamos midiendo el progreso hacia la sostenibilidad, el bienestar y la resiliencia de una manera holística, con los indicadores europeos sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Tablero de Resiliencia («ResilienceDashbord») y el Índice de Rendimiento de Transición («Transition Performance Index»). También hemos integrado los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el Semestre Europeo – el ciclo anual de coordinación política en materia de análisis económico y fiscal de la UE.

Da la sensación de que el camino hacia la sostenibilidad se plantea como una cuestión tecnológica, lo que da origen a visiones tecno-optimistas que no consideran la importancia de los cambios sociales en los estilos de vida y las pautas de consumo. ¿Por qué no se concede mayor atención a estas cuestiones?

V. S.- Como he mencionado, la transición a una economía circular es esencial para alcanzar los objetivos del Pacto Verde. Empoderar en estos parámetros a quienes compran y consumen diariamente es un pilar fundamental de esta transición y también para crear una economía más competitiva. Estamos revisando nuestra legislación sobre venta y consumo para evitar el «lavado verde» («greenwashing»), creando estándares de sostenibilidad en los labels y logos, y para asegurarnos que quienes compran y consumen obtienen una información fiable y útil sobre los productos.

Una manera de informar en la compra y consumo e inspirar un cambio de comportamientos para hacerlos más sostenibles es a través de un «derecho a la reparación» fuerte. Para la ciudadanía comunitaria es importante que sea posible reparar nuestros productos, en lugar de comprar otros nuevos cada vez, y ellos aportará beneficios medioambientales sustanciales. Por ejemplo, a alrededor de dos de cada tres personas les gustaría que sus aparatos digitales duraran más, mientras sigan funcionando correctamente. Actualmente estamos desarrollando toda una serie de opciones sobre el «derecho a la reparación», centrándonos tanto en la persona compradora como en el producto.

Categorized | Dossier, Política

Irene Singer, Argentina
Sebastião Salgado
Txema García
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
Eugenia Nobati, Argentina
"El mal del país" José Blanco
Refugiados sirios: Mujer cocinando
Fotografía de José Horna
Txema García
"El origen del mundo" José Blanco
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
Sebastião Salgado
"Lemoniz", Mikel Alonso
Txema García
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
Txema García
“LIKE”. Eduardo Nave
Alfredo Sabat, Argentina
Fotografía de José Horna
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Sebastião Salgado
“JAZZ for TWO”, José Horna
Bonill, Ecuador
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
“JAZZ for TWO”, José Horna
Txema García
Sebastião Salgado
“LIKE”. Eduardo Nave
Porteadoras

Autores