El plátano ‘boomerang’

Enrique Bethencourt. (Galde 06, primavera/2014). El racismo está muy presente, de forma lamentable, en muchos estadios de fútbol. Son demasiado numerosos los casos en que un grupo de aficionados/energúmenos insultan a los jugadores del equipo contrario por el color de su piel. Una de las fórmulas más frecuentes consiste en imitar a un mono, intentando establecer las distancias entre los presuntos civilizados blancos y los presuntos salvajes.

Lo he sufrido en mi estadio, el de Gran Canaria, en algún encuentro de la UD Las Palmas. Y tras increpar por ello a un aficionado sentado apenas a dos metros de distancia, este, que no paraba de mofarse e insultar a un jugador negro, me espetó. “Oiga, que yo no soy racista”. Lo disimulaba bien, desde luego.

Antes, mucho antes, me sucedió un suceso similar, pero más masivo, en la temporada 93/94. En un encuentro entre el CD Tenerife, entonces entrenado por Valdano y Cappa, y el CD Celta, correspondiente a semifinales de la Copa del Rey. El Tete había eliminado en cuartos al Real Madrid, al que venció en el Heliodoro y en el Bernabeu; en esa etapa también le hizo perder algunas ligas a los blancos.

Aquella tarde-noche un grupo bastante numeroso de aficionados tinerfeños se pasó buena parte del partido insultando al celtiña Vicente Engonga, nacido en Barcelona pero de familia guineana. Un jugador, buen centrocampista, que llegaría a defender en una decena de ocasiones los colores de la selección, que entonces no era todavía La Roja.

Aunque fui a disfrutar del partido y a apoyar al CD Tenerife, reconozco que, por la actitud de aquellos aficionados, me alegré de que no se lograra la remontada y fuera el Celta quien pasara la eliminatoria. Luego, los gallegos perderían la final con el Zaragoza en un partido muy competido.

Recordé esas circunstancias este domingo en el partido entre el Villarreal y el Barça. En esta ocasión fue Dani Alves la víctima de los improperios de un grupo de aficionados; el más imbécil tuvo la ocurrencia, además, de lanzarle un plátano. La reacción del lateral brasileño fue verdaderamente brillante: pelar el plátano y comerse parte de la fruta, muy utilizada por los tenistas por su aporte en hidratos de carbono, magnesio y potasio. Que luego dos centros suyos acabaran en gol, con la inestimable colaboración involuntaria de jugadores del Villa es otro asunto.

Solidaridad

El plátano lanzado por el racista aficionado (socio del que ya se sabe su identidad y que el club castellonense piensa expulsar a perpetuidad) y, sobre todo, la respuesta de Alves han despertado una corriente de solidaridad en todo el mundo, que ha incluido deportistas, artistas y hasta la presidenta brasileña Dilma Rousseff y el presidente italiano, Matteo Renzi. Hay que recordar que en Italia, Cécile Kyenge, ministra del anterior gabinete, el de Enrico Letta, sufrió todo tipo de insultos por la ultraderecha, que también llegó a tirarle plátanos por el color de su piel.

Un hecho casual y una respuesta espontánea, pero tan sencilla como inteligente, han convertido ese plátano en el césped del Madrigal en un auténtico boomerang que ha dado la vuelta al mundo y se ha estampado simbólicamente en las narices del racismo y de los que lo alientan.

PlatanoPulpo

Categorized | Derechos Humanos, Miradas

Protagonistas

Tomás Arrieta
Maixabel Lasa
Carlos Berzosa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Fotografía de José Horna
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Alfredo Sabat, Argentina
“LIKE”. Eduardo Nave
Porteadoras
Refugiados sirios: Mujer cocinando
Sueños Rotos
República del Alto Karabakh —Artsakh—, 06/10/2020
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Abrazo. Luna a Abdou
Playa del Tarajal, Ceuta
Fotografía de José Horna
“JAZZ for TWO”, José Horna
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
Irene Singer, Argentina
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Txema García
Cientificos-Volcán
La Palma 2021
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
Encaramado a la valla de Ceuta
Antonio Sempere
La larga espera
Shushi (República del Alto Karabakh —Artsakh—, 08/10/2020)
"El origen del mundo" José Blanco
Txema García
"Lemoniz", Mikel Alonso
Sebastião Salgado
Zutik dirauena
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/10/08)
Debekatutako armak
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/19/08).
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
“JAZZ for TWO”, José Horna
Sebastião Salgado
"El mal del país" José Blanco
“LIKE”. Eduardo Nave
Txema García
Eugenia Nobati, Argentina
Txema García
Canción de París
Jose Horna.
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Txema García
Bonill, Ecuador
Metro de París
Jose Horna.

Autores