Con luces largas: Europa: ¿victoria laborista después de la guerra?

El refuerzo del modelo público y social para paliar la crisis será una prioridad del paisaje después de esta catástrofe sanitaria del Covid-19. En 1945, tras la contienda bélica, el laborismo británico derrotó a Churchill con un ambicioso programa de intervención pública

Galde 28, udaberria/2020/primavera. Alberto Surio.-

La grave emergencia sanitaria del Covid-19 va a reabrir un hondo debate ideológico y político sobre el futuro del actual sistema de bienestar y sobre la necesidad de reforzar un modelo social público que ofrezca seguridad a la ciudadanía. La discusión tendrá numerosas derivadas, entre otras la de poner en la clave de bóveda de la reflexión las políticas fiscales.
Esta es la principal conclusión de un tsunami que va a trastocar nuestro modo de vida a partir de ahora de forma considerable. En cierta forma, los partidos socialdemócratas europeos -los que aún resisten el vendaval del populismo de los últimos años- se van a ver abocados a reinventar sus señas de identidad y a retomar con entusiasmo aquel documental de Ken Loach sobre el ‘espíritu del 45’ que retrataba la Gran Bretaña después de la Segunda Guerra Mundial que dio paso a la victoria laborista de Clement Atlee con un fuerte programa de intervención pública. Wiinston Churchill fue derrotado a pesar de ser el héroe de la contienda y símbolo de la resistencia patriótica frente al nazismo.

La derrota del austericidio.- Frente al dogma neoliberal de control monetario y del déficit público, convertido en un mantra por los economistas más ortodoxos en los últimos años, la propia Unión Europea ha reaccionado abriendo la mano a una ampliación de la deuda si sirve para paliar o corregir los efectos catastróficos de esta coyuntura. La salida a la crisis de 2008 dibujó un paisaje de austericidio que ha dejado a amplios sectores sociales en la estacada. Las emisiones del Banco Central Europa constituyen una inyección de ánimo para un alicaído aparato industrial, que augura una entrada en recesión para los próximos meses, con un desplome del empleo y del PIB. Un retroceso que, pese a su carácter temporal, esperemos, lleva a la UE a una situación de emergencia que nunca había previsto en sus hipotéticos escenarios de contingencias. Ahora es el propio Luis de Gunidos, el hombre de las cuentas en los gobiernos de Mariano Rajoy, el que como vicepresidente del Banco Central Europeo habla de activar, con carácter temporal, una Renta Mínima de Emergencia que permite evitar el riesgo de que una parte de la población española caiga directamente en la exclusión social en los próximos meses. Hasta hace bien poco, el vicepresdeindete de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, era uno de los pocos que esgrimían esta estandarte como una de las señas de identidad del Ejecutivo de coalición. La puesta en marcha de esta Renta de Emergencia se ha convertido, de hecho, en uno de los iconos de la actual coyuntura y se perfila como una de las iniciativas que perfila el Ejecutivo de coalición PSOE-Unidas Podemos para hacer frente a las secuelas de la pandemia.

Debate europeo.- En este sentido, el debate en Europa va a cruzar diversas variables. Por un lado, el refuerzo de todo el paraguas del sistema social, bien mediante la cobertura del sector público al desempleo temporal o el afianzamiento de la sanidad pública. Pero también la necesidad de abordar la discusión del futuro sostenible del sistema de pensiones desde la perspectiva de que las reservas son limitadas y que el desplome de las cotizaciones va a exigir planes de choque que garanticen la sostenibilidad del mismo.
También es my factible que se reactiven las discusiones sobre el modelo fiscal en Europa, sobre el papel de los autónomos, el establecimiento de un Impuesto de Grandes Fortunas y sobre la necesidad de hacer frente a la elevada factura que se avecina en el horizonte mediante un ejercicio de solidaridad que no recaiga exclusivamente en las clases más desfavorecidas. La caída del PIB y en los niveles de renta. lote incidirá en la capacidad de consumo, será muy elocuente en las estadísticas de las próximas semanas y encenderá muchas luces rojas.
Además, en el debate sobre la globalización, van a surgir voces que reclaman la vuelta a los escenarios nacionales que garanticen la seguridad a los ciudadanos, ya que consideran que en esta coyuntura de miedo e incertidumbre, la sociedad reclama liderazgos fuertes que ofrezcan una cierta garantía.
El centro-izquierda gobernaba precisamente en España y en Italia, los dos países europeos más afectados por la pandemia. En el primer lugar, mediante la crisis de la globalización y el retorno a mercados nacionales tradicionales, e incluso a fórmulas de aislamiento.
No obstante, los vientos del debate identitario que hace pocos días soplaban por el continente con gran velocidad han perdido fuelle y, lo más importante, han cambiado de dirección. Los independentistas escoceses han aparcado a un lugar secundario su exigencia de un segundo referéndum, y este dato tiene una influencia en otros movimientos de tipo soberanista como el de Cataluña, en donde la traslación del victimismo reivindicativo al plano de esta crisis sanitaria siempre es un ejercicio de alto riesgo. De hecho, no falta quienes pronostican que uno de los resultados de esta situación va a ser el refuerzo del Estado-nación tradicional, con sus fórmulas coercitivas y redistribuidas tradicionales, e incluso con su movilización de los recursos militares en momentos críticos. Para otros, sin embargo, cuando pase el Estado de Alarma, y la concentración de poder que implica, la situación volverá a su cauce y el debate que aflorará en cómo perfeccionar los sistemas de emergencia de cara al futuro.

Categorized | Política

"Lemoniz", Mikel Alonso
Irene Singer, Argentina
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Sebastião Salgado
“LIKE”. Eduardo Nave
"El origen del mundo" José Blanco
Fotografía de José Horna
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Eugenia Nobati, Argentina
Txema García
"El mal del país" José Blanco
Sebastião Salgado
Alfredo Sabat, Argentina
“JAZZ for TWO”, José Horna
Refugiados sirios: Mujer cocinando
Txema García
“JAZZ for TWO”, José Horna
Txema García
Fotografía de José Horna
Porteadoras
Txema García
Sebastião Salgado
Txema García
“LIKE”. Eduardo Nave
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Sebastião Salgado
Bonill, Ecuador

Autores