Con luces largas: Eternamente Yolanda

 

Galde 39, negua 2023 invierno. Alberto Surio.-

Pedro Sánchez necesita sumar con la plataforma que lidere la vicepresidenta segunda para mantener la mayoría de centroizquierda pero a su vez puede ser un duro rival en el electorado progresista.

El principal escollo para Díaz estriba en la tradición cainita que impera a la izquierda de la socialdemocracia tradicional.

CC OO es el principal resorte orgánico con el que cuenta la ministra de Trabajo, un apoyo necesario pero insuficiente.

El proyecto de la vicepresidenta segunda es sustancialmente diferente a la naturaleza impugnatoria con la que nació Podemos en 2015.

Cuando el que fuera director de gabinete de Pedro Sánchez, Iván Redondo, abandonó el Palacio de la Moncloa en julio de 2021, una de las revelaciones que hizo a los que habían sido sus colaboradores más próximos era augurar un espléndido porvenir político a Yolanda Díaz, la actual vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sabe perfectamente que la única posibilidad real de continuar en el poder y mantener el Ejecutivo central en una próxima legislatura pasa por sumar una mayoría parlamentaria suficiente con el proyecto ‘transversal’ que lidere Díaz, una plataforma que aún tiene muy imprecisos sus contornos  ideológicos, pero que pretende recomponer el espacio a la izquierda  del PSOE con una visión más amplia de lo meramente ideológico. No se trata solo de reflotar a la izquierda del PSOE, un espacio sociológico progresista en el que puede ubicarse el electorado histórico de Izquierda Unida y también el movimiento social que se gestó en las calles tras la indignación de 2015, que dio lugar al nacimiento de Podemos como una impugnación del sistema político representativo. Aquella fórmula fue original, reflejó una coyuntura muy determinada de ruptura y fue una expresión social de protesta. Pero se desvaneció con relativa rapidez y Podemos, sin el cuajo organizativo que proporcionan los partidos tradicionales, se ha ido erosionando como una marca política más.

Escollos poderosos

La apuesta de Díaz -bien diferente a aquella expresión ‘impugnatoria’ de 2015- está aún a la espera de culminar un proceso de ‘escucha’ social. Tropieza con escollos poderosos pero, a  la vez, encierra una gran potencialidad de futuro. En primer lugar, la derecha liderada por Alberto Núñez Jeijóo ha iniciado un proceso de recomposición que, de entrada, ha fagocitado por completo al espacio de Ciudadanos, nacido teóricamente en el centro, pero que ha fracasado estrepitosamente en su vocación histórica de ejercer de bisagra liberal, al uso de los partidos europeos de su familia ideológica. El centro-derecha, atrincherado en el control conservasdor del Poder judicial -un escándalo sin precedentes en la Europa democrática- y con importantes resortes mediáticos en el universo madrileño, sigue instalada en una estrategia de acoso y derribo de la legislatura que no ha impedido que Sánchez apruebe sus terceros Presupuestos, con los apoyos de la investidura, y afronte la recta final. Todo ello para desesperación de los más agoreros, que no veían más que un horizonte de catástrofe a este primer Ejecutivo desde los tiempos de la Segunda República.

Mientras tanto, Feijóo, absorbido Ciudadanos, intenta ahora desactivar a Vox, que se resiste a perder protagonismo e influencia en el tablero. Pero su problema es que su famoso ‘efecto’ comienza a desgastarse. Aunque la mayoría de las encuestas apuntan a una victoria del PP, algunas de ellas reflejan también una incapacidad de los populares y de Vox a la hora de sumar una mayoría absoluta. La batalla por el poder se presenta correosa y difícil.

El presidente del Gobierno busca, además, desinflamar el conflicto catalán, convencido de que una de las razones de la aparición fulgurante de la ultraderecha de Vox fue la irrupción en el mapa político del nacionalismo español más beligerante como movimiento reactivo a la deriva secesionista. Un nacionalismo español agazapado durante años al cobijo del PP, pero adormecido, que quiso activar Ciudadanos con una imagen de nuevo cuño, pero que encontró en el discurso reaccionario de la formación de Santiago Abascal la mejor plataforma para echar raíces en un caldo de cultivo de descontento social con la globalización, la crisis de la clase media, el miedo, la inmigración, la inseguridad y todos los clásicos fantasmas que acompañan la aparición de opciones populistas radicales. Por si fuera poco, el franquismo sociológico y cultural, no tan residual en España, proporcionaba todo un humus ideológico para que prendiera en determinado sector de la sociedad bajo la coartada de la nostalgia de la dictadura.

División indepe

La bajada de la presión política en Cataluña es una consecuencia también de la división del movimiento independentista, con una fractura entre ERC y el resto de partidos soberanistas, con Junts, en una situación cada vez más incómoda y más dividida internamente.  El Gobierno ve con interés la reducción del diapasón secesionista porque siempre ha creído que era una factoría de polarización y choque que retroalimenta a los sectores más radicales.

No obstante, el mayor problema para las izquierdas radica en la tormentosa relación que se vislumbra entre la propia Yolanda Díaz y la actual dirección de Podemos, con Pablo Iglesias fuera de la estructura oficial de mando pero con manejo en la sombra de la estrategia. Podemos busca una coalición con la plataforma de Díaz -Sumar- que le conserve poder de decisión en un futuro. Pero la ministra de Trabajo se mueve en otra onda distinta porque no quiere ‘más de lo mismo’. El problema es que, sin el respaldo expreso de la estructura de los morados, la vicepresidenta segunda tiene aliados demasiado frágiles. Es la paradoja: una dirigente política con un espectacular potencial como candidata, con una imagen muy bien valorada, con apenas voto de rechazo, con un perfil muy transversal entre progresistas y conservadores, con cierto brillo en la periferia, que, sin embargo, choca con la ausencia de sectores orgánicos a la hora de empujar el carro. Yolanda tiene letra pero no tiene música.

A estas alturas, con el conflicto entre Díaz y Podemos abierto en canal, la única expresión organizada que se ha comprometido abiertamente con la causa de Díaz y que sintoniza con su discurso es Comisiones Obreras. ¿El sindicato clave en la defensa de la democracia al comienzo de la Transición es una suficiente palanca para impulsar a Díaz? En el ámbito progresista flota esta pregunta hace semanas. Parece realmente difícil. Porque una cuestión es que una candidata tenga un potente tirón electoral y un carisma claro. Y otra es que para tejer un proyecto serio de medio y largo plazo haya que contar con una mayor estructura territorial que en este momento brilla por su ausencia.
En todo caso, salga como salga la apuesta, lo cierto es que Yolanda Díaz puede arrebatar al PSOE un sector de su propio electorado, en especial en ciertos segmentos urbanos y de las nuevas generaciones. Pedro Sánchez se mueve en esa encrucijada existencial. Que el boquete que le suponga ‘Sumar’ –sobre todo si supera los 50 escaños– se vea compensado por conservar el poder gracias a ese espacio como aliado. La división de la izquierda es un arma letal a la hora de fabricar derrotas progresistas.

Otro de los flancos más vulnerables del Gobierno de coalición es la falta de ‘cocción’ suficiente de determinadas iniciativas. La Ley Trans y la Ley de Vivienda reflejan una división ideológica. que en el primer caso afecta al feminismo histórico, y pone en el escaparate público los desencuentros entre la socialdemocracia tradicional y las opciones surgidas a su izquierda.

Tándem de éxito

Una de las tesis del exdirector de gabinete de Sánchez, Iván Redondo, pasa por verle un gran recorrido a Yolanda Díaz. Algunos van incluso más lejos y creen que si logra afianzarse como número dos del Ejecutivo, apuntalaría sus opciones a ser primero su futura vicepresidenta y, más adelante, incluso ser Presidenta en otra legislatura. Sánchez y Díaz van a formar un tándem en la práctica que visualice una síntesis ideológica en el ámbito de la sensibilidad socialdemócrata de izquierdas, en apariencia más fácil que la negociación entre Unidas Podemos y los socialistas cada vez que hay que enviar una ley al Consejo de Ministros.

Que Yolanda Díaz sea presidenta un día es una hipótesis, para algunos descabellada y para otros entusiasta. La volatilidad de las conductas electorales hace que muchas cosas que parecían imposibles dejen de serlo. Díaz puede ser algún día  presidenta, no es ningún delirio, y ello precipitaría un terremoto sin precedentes en el PSOE. La oposición de Más Madrid como alternativa al modelo de Isabel Díaz Ayuso no es anecdótica y puede ser todo un aviso para navegantes.

Categorized | Política

Protagonistas

Marta Cabezas
Tomás Arrieta
Maixabel Lasa
Carlos Berzosa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Tomás Arrieta
Maixabel Lasa
Carlos Berzosa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Maixabel Lasa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
“JAZZ for TWO”, José Horna
Canción de París
Jose Horna.
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
Bonill, Ecuador
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
“LIKE”. Eduardo Nave
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Sueños Rotos
República del Alto Karabakh —Artsakh—, 06/10/2020
“LIKE”. Eduardo Nave
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Txema García
“JAZZ for TWO”, José Horna
Cientificos-Volcán
La Palma 2021
Irene Singer, Argentina
Abrazo. Luna a Abdou
Playa del Tarajal, Ceuta
Fotografía de José Horna
Debekatutako armak
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/19/08).
La larga espera
Shushi (República del Alto Karabakh —Artsakh—, 08/10/2020)
Sebastião Salgado
Txema García
Sebastião Salgado
Zutik dirauena
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/10/08)
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Txema García
Txema García
Metro de París
Jose Horna.
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Alfredo Sabat, Argentina
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
Sebastião Salgado
Eugenia Nobati, Argentina
Sebastião Salgado
Txema García
"El mal del país" José Blanco
Refugiados sirios: Mujer cocinando
Encaramado a la valla de Ceuta
Antonio Sempere
"Lemoniz", Mikel Alonso
Porteadoras
"El origen del mundo" José Blanco
Fotografía de José Horna

Autores