Ultraderecha y memoria del Tercer Reich y del holocausto en Alemania

 

 

Galde 35 negua 2022 invierno. Jesús Casquete[1]

La historia y su transmisión han sido declaradas por las formaciones políticas nacionalpopulistas europeas como objeto prioritario de su “guerra cultural” contra el Estado liberal y democrático. Hay al menos tres hilos que recorren el ideario y la praxis de partidos como el Frente Nacional en Francia (refundado como Rassemblement National en 2018), el Partido Liberal austriaco (FPÖ), Vox en España, Fidesz en Hungría, Ley y Justicia en Polonia o Alternativa por Alemania (AfD). Dos de ellos son de sobra conocidos, el tercero menos. La visión agónica de una patria (la que sea) en disolución por la afluencia de inmigrantes, en particular de origen musulmán, ha sido destacado en infinidad de ocasiones como el mínimo común denominador de estas formaciones ultranacionalistas, y guarda relación con el conocido tema del nativismo. Otro vector compartido es el rechazo del feminismo y, en general, de todo aquello asociado a la revolución cultural vivida en Occidente a raíz de 1968. Los soixante-huitards y Achtundsechsiger, cuyos herederos en el contexto español son “los progres”, serían los principales responsables de la disolución de una serie de valores “comunitaristas” al poner al individuo por delante de cualquier proyecto compartido, empezando por el de la “patria”. De ahí los “America first” y “España primero”.

Menos atención ha merecido un tercer frente de la guerra cultural nacionalpopulista. Me refiero a su vocación revisionista de la historia y al intento de relativizar los crímenes perpetrados por los regímenes y movimientos fascistas en el siglo pasado. Cabe recordar si no a este respecto las declaraciones de Jean-Marie Le Pen según las cuales las cámaras de gas eran un “detalle” de la Segunda Guerra Mundial; o también las manifestaciones de líderes de Vox sobre el golpe de Estado de 1936 y la Guerra Civil, por no hablar de la reinterpretación de la “Leyenda negra”, aunque lo cierto es que las referencias del nacionalpopulismo español a los periodos más recientes (Segunda República, Guerra Civil y franquismo) son más bien escasas; prefieren el tiro largo de la historia, la Reconquista, los Austrias o la conquista de América.

La expresión alemana del nacionalpopulismo ilustra este tercer vector de su particular guerra cultural. Fundada (como Vox) en 2013, en el último periodo legislativo, entre 2017 y 2021, la AfD fue la tercera fuerza política con un 12,6 % de los votos, solo por detrás de la CDU/CSU y el SPD. En las pasadas elecciones al Bundestag celebradas el 26 de septiembre de 2021 su porcentaje del voto bajó al 10,3 %. Ahora ocupa la quinta plaza en el conjunto del país, pero es la segunda en el Este del país y la primera en Sajonia y Turingia, regiones de la antigua RDA donde uno de cada cuatro electores se decantó por la formación ultranacionalista. Con su presencia en las cámaras representativas de los 16 estados federados de la República Federal de Alemania su éxito electoral y político resulta incontestable.

La postura de la AfD frente a la historia alemana reciente viene marcada por la relativización del Tercer Reich y el Holocausto, hasta diluirlos en un pasado plagado de glorias y éxitos. En su programa aprobado en Stuttgart en 2016 la AfD denunciaba el “estrechamiento de la cultura de la memoria alemana al periodo del nacionalsocialismo”, al tiempo que abogaba por una “consideración más amplia de la historia que abarque también los aspectos positivos y forjadores de identidad de la historia alemana.” A principios de 2017 y en el marco de una alocución pronunciada en la ciudad de Dresde ante las juventudes del partido, el máximo exponente de la corriente más extremista de la AfD y líder del partido en Turingia, Björn Höcke, efectuó unas declaraciones que sacudieron los cimientos de un amplio consenso en el país alrededor de la cultura y la pedagogía de la memoria: “Nosotros alemanes, es decir nuestro pueblo, es el único pueblo del mundo que ha plantado un monumento de la vergüenza en el corazón de su capital”. Se estaba refiriendo al Memorial del Holocausto situado junto a la Puerta de Brandemburgo. Y prosiguió: “En lugar de poner en contacto a la generación venidera con los grandes logros, con los filósofos, músicos, descubridores e inventores geniales conocidos e influyentes en todo el mundo, de los que tantos tenemos […] se convierte la historia, la historia alemana, en algo miserable y ridículo”. La solución reparadora para Höcke, por lo demás profesor de historia de secundaria, pasaba por “un cambio de rumbo de 180 grados en las políticas de la memoria”. Por trazar hasta anteayer este hilo de la “guerra cultural” nacionalpopulista, el programa electoral de la AfD en las últimas elecciones abundaba en esta línea: la “cultura oficial de la memoria” no tiene que concentrarse solo en los “puntos más oscuros” de la historia, debe resaltar a sus “cimas”. Porque, esgrimen, “un pueblo sin conciencia nacional a la larga no puede perdurar”. Y es que para construir una patria de la que sacar pecho antes conviene pulir los aspectos que rayen la figura.

La valoración del Tercer Reich que hizo en 2018 su entonces co-portavoz parlamentario en el Bundestag y desde 2019 presidente de honor del partido, Alexander Gauland, encaja en el mismo anhelo por reestructurar los planes educativos relacionados con la historia y por fijar la atención en los momentos y personajes gloriosos. Quien ostentase cargos de responsabilidad durante cuatro décadas de profesionalismo político en las filas de la CDU sostuvo, en el marco de un congreso de las juventudes de la AfD (hay cierta querencia entre sus dirigentes por polemizar sobre la historia reciente ante la juventud, las “víctimas” más recientes de las políticas de la memoria en el país), que “Hitler y los nazis son una cagada de pájaro en una historia alemana con más de mil años de éxitos”. El Holocausto devenía poco menos que una nota a pie de página en la gloriosa historia de Alemania, 12 años entre siglos, una gota en un vaso de agua.

Un recurso nacionalpopulista para la relativización de los crímenes colectivos perpetrados en el pasado pasa por lo que en inglés se conoce como “whataboutism”, que en traducción libre sería algo así como “qué me dice usted de…”. Aplicado al caso de la historia alemana: mediante un ejercicio especular, se trata de relativizar los crímenes nazis trayendo a colación los crímenes de masas perpetrados por los soviéticos. Seguía en este punto una suerte de ley no escrita en la nueva derecha alemana desde la Segunda Guerra Mundial que pasa por no problematizar el Holocausto, sino por ignorarlo o, cuando ello no es posible, por equipararlo con otros crímenes de masas. La derecha nacionalpopulista busca contraponer la barbarie perpetrada por el nacionalsocialismo con los crímenes de masas cometidos en nombre del comunismo en suelo alemán. Al dato histórico incontestable del universo concentracionario, los nacionalpopulistas responden con un: “¿y qué me dice usted de los miles de muertos en los campos de concentración gestionados por la URSS en Alemania en los primeros años de postguerra?”. Una comisión de investigación del Bundestag sobre “Revisión de la historia y de las consecuencias de la dictadura del SED” salió al paso de este tipo de estrategias discursivas tan pronto como en 1994, cuando publicó un informe que concluía que “los crímenes del nacionalsocialismo no pueden ser relativizados mediante la equiparación con los crímenes de las dictaduras de estado socialistas ni los crímenes bajo las dictaduras de estado socialistas han de ser minimizados mediante la referencia a los crímenes del nacionalsocialismo”.

La AfD practica un relativismo de la historia que, sin negar abiertamente los crímenes perpetrados por el nacionalsocialismo, apunta a reescribir una historia de Alemania sin máculas. Un “giro de 180 grados” en las políticas de la memoria como el propuesto por la AfD tendría como objetivo posibilitar que los y las alemanas se contemplasen como un país más “normal”, con “confianza en sí mismo”, que no siga arrostrando la responsabilidad por los crímenes de masas condensados en Auschwitz.

Si el Holocausto respondería a 12 años de historia alemana, la incorporación al currículum escolar de la memoria de la experiencia colonial tampoco despierta el más mínimo interés en las filas de la AfD. En un informe de 2014 la Conferencia de Ministros de Educación, el órgano de coordinación de los ministerios de educación, recomendaba incluir en los planes de estudio una “memoria culturalmente sensible y multiperspectivista” ajustada a la realidad de un país multicultural e incorporando las experiencias de la dictadura y del colonialismo. La AfD opina justo lo contrario. Así, en su programa electoral para las elecciones al Bundestag de septiembre de 2021 denuncia las “injurias a la época imperial alemana” y la diabolización del “hombre blanco”. En un nuevo ejercicio de relativismo, a renglón seguido propone que se cumpla cuanto antes la resolución del Bundestag de crear un centro de información sobre las víctimas del terror bajo el comunismo.

La “guerra cultural” nacionalpopulista encuentra una veta inagotable en la historia. Sus usos y abusos (léase: silencios ominosos, paso de página leída a medias) forman parte de su estrategia emócrata de agitar las pulsiones más bajas de la ciudadanía. Siempre, siempre, en el nombre de la patria.

  1. Profesor de la UPV/EHU.

Atalak | Txostena, Politika

Protagonistak

Maixabel Lasa
Carlos Berzosa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Maixabel Lasa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
"El mal del país" José Blanco
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
Fotografía de José Horna
Encaramado a la valla de Ceuta
Antonio Sempere
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Txema García
Txema García
Refugiados sirios: Mujer cocinando
Sebastião Salgado
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Txema García
Sebastião Salgado
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
Fotografía de José Horna
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Sebastião Salgado
“JAZZ for TWO”, José Horna
Zutik dirauena
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/10/08)
Txema García
“LIKE”. Eduardo Nave
“JAZZ for TWO”, José Horna
Abrazo. Luna a Abdou
Playa del Tarajal, Ceuta
"Lemoniz", Mikel Alonso
“LIKE”. Eduardo Nave
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Sebastião Salgado
La larga espera
Shushi (República del Alto Karabakh —Artsakh—, 08/10/2020)
Sueños Rotos
República del Alto Karabakh —Artsakh—, 06/10/2020
Cientificos-Volcán
La Palma 2021
"El origen del mundo" José Blanco
Porteadoras
Debekatutako armak
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/19/08).
Irene Singer, Argentina
Metro de París
Jose Horna.
Bonill, Ecuador
Eugenia Nobati, Argentina
Alfredo Sabat, Argentina
Txema García
Canción de París
Jose Horna.

Egileak