¿Transición energética en Euskadi? De las palabras a los hechos

 
Algunos ejemplos del hacer político e inversor del Gobierno Vasco
 
Galde 33 uda/2021/verano. Marisa Castro Delgado.- 

El hecho de que estamos en una situación de emergencia climática es una realidad de sobra conocida. Ha sido descrita en profundidad por la ciencia mediante sus grupos de clima y biodiversidad, IPCC e IPBES, y aceptado por la sociedad y todas las instituciones políticas de diferentes niveles, desde las locales declarando la emergencia climática en sus comunidades, hasta la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que llegaron al Acuerdo de París en 2015. Tenemos información clara de dónde está su origen: las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI); y de cómo resolverlo: disminuirlas de la forma más rápida posible y de forma equitativa y justa para toda la sociedad, adaptando los territorios

En Euskadi las emisiones de gases de efecto invernadero per cápita son muy elevadas: según Eustat, 8.4 CO2-eq (kt) en 2019 (kilotoneladas equivalentes de CO2) frente a las 7.9 de la Unión Europea 28, o a las 6.6 del Estado Español. En Euskadi se hace un uso de la energía que está mayoritariamente basado en combustibles fósiles y electricidad importados. Vivimos en una sociedad muy industrializada y motorizada que debe hacer un mayor esfuerzo para reducir sus emisiones en el corto plazo.

Veamos cómo está actuando el Gobierno Vasco (GV) en este camino de la descarbonización en sus últimas decisiones políticas.

Hablamos de un gobierno que, en su última legislatura, ha eliminado la Consejería de Medio Ambiente, uniéndola a la de Desarrollo Económico, creando una consejería de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, hoy en manos de Arantxa Tapia, poniendo así en primer lugar el desarrollo económico y dejando el medio ambiente apartado y en último lugar.

Se trata de un gobierno que en julio de 2019 declaró la situación de Emergencia Climática. Lo hizo tras la petición de diversas organizaciones sociales. Días antes lo había denegado cuando dichas organizaciones presentaron una moción en los ayuntamientos pidiendo que se asumiera la situación y se empezaran a cambiar políticas para conseguir alcanzar la neutralidad climática en 2040y no en 2050,asumiendo mayor contribución a la emergencia como territorio que ha hecho un uso históricamente superior de los recursos fósiles del planeta. Fue una declaración institucional que no llevaba planes ni recursos asociados, una declaración para quedar bien ante los medios y no cambiar nada.

¿Y desde entonces, qué políticas han cambiado?

¿Está trabajando activamente en la reducción del uso de combustibles fósiles? No.

El GV lleva ya muchos años poniendo el gas en el centro de sus políticas energéticas. Creó la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi (SHESA) en 1983, participada al 100% por el Ente Vasco de la Energía (EVE), cuya principal actividad es la exploración y extracción de hidrocarburos. Esta empresa sigue omitiendo que el gas natural es un potente generador de GEI. SHESA en ningún momento ha planteado cerrar y especialmente ahora, aprobada en el parlamento estatal la Ley de Cambio Climático y Transición Energética; una ley que prohíbe la explotación de nuevos proyectos de hidrocarburos. Aun así, el GV sigue impulsando el proyecto de Armentia-2 en Subijana, Araba. dejando claro que sus planes «no cambian» por la nueva Ley de Cambio Climático.

Este gobierno, mayoritariamente en manos de un partido, el PNV, hace lo posible por seguir manteniendo los combustibles fósiles en la agenda política. Por ejemplo, hizo quitar la palabra “aéreo” en el artículo referido a medidas concretas para la aviación en la Ley de Cambio Climático debatida en el Congreso, introduciendo así la posibilidad de usar el gas como combustible en la automoción o todo tipo de biocombustibles, aun cuando algunos han demostrado una baja eficiencia e importantes impactos climáticos.

Hace ya unos años que demostraron su apuesta por el fracking, una técnica de grandes impactos para extraer gas de esquisto. Desde 2015 no se puede extraer gas de esquisto mediante fracking en la CAV debido a la gran oposición popular y gracias a la aprobación en el Parlamento Vasco de la “Ley de medidas adicionales de protección medioambiental para la extracción de hidrocarburos no convencionales”. La ILP que llevó la ley al parlamento contó con más de 103.000 apoyos populares, más del triple de los necesarios. Sin embargo, en su aprobación no contó con la colaboración del partido dominante en el gobierno, que se abstuvo en la votación.

¿Ha impulsado políticas para disminuir el uso del coche privado de combustión y aumentar el uso del transporte público?

No. Las diputaciones siguen pagando el bono peaje de las autopistas de competencia foral para animar a utilizar el coche privado, bonos que estamos financiando tanto quienes utilizan vehículo privado como quienes utilizamos el transporte público o modos activos, como ciclar y caminar.

¿Ha reducido los precios de uso del transporte público?

No, pero sí ha sacado un plan Renove para la adquisición de todo tipo de vehículos, además compatible con el plan Moves III ya financiado por el gobierno estatal.

¿Ha cambiado sus planes de construcción de grandes infraestructuras de transporte?

No. Sigue apostando por grandes obras. Por ejemplo, la Diputación Foral de Bizkaia sigue avanzando en las obras de la segunda fase de la Supersur para rodear Bilbao, en lugar de trabajar aún más en la mejora del ya buen sistema de transporte público de Bizkaia, pero al que siempre se pueden añadir más horarios y servicios para ampliar su uso y fomentar el abandono del coche privado particular.

¿Ha valorado el impacto de la construcción del Tren de Alta Velocidad?

No, sigue en sus planes, a pesar de que ya varios estudios han demostrado sus grandes impactos ambientales y climáticos por su baja demanda[1].

¿Está haciendo auditorías climáticas de todas sus políticas, valorando en cada proyecto cuántas emisiones van a generar? No.

¿Está trabajando con la sociedad creando mesas locales del clima y de información energética? El GV no está trabajando en ningún momento en la discusión y formación sobre la situación climática actual y los cambios que llevará asociados.

¿Ha sacado planes para la instalación de placas solares en todos los tejados como inicio de la instalación de renovables en los sitios que menos afectan a la biodiversidad?

Estamos esperando.

¿Está trabajando con cooperativas y pequeñas empresas energéticas en proyectos locales? No.

Sigue empeñado en trabajar con las empresas en grandes proyectos energéticos, en muchas ocasiones las mismas empresas que han generado el problema, como Petronor e Iberdrola, y no en crear pequeños proyectos de cercanía de producción de energías renovables, de instalación de sistemas de autoconsumo en edificios tanto residenciales como en edificios públicos, industriales o comerciales, y, sobre todo, de reducción de emisiones.

Asimismo, cuenta como renovable una empresa que produzca electricidad a través de la quema de residuos, como Zabalgarbi, que fundamentalmente es una central de quema de gas muy poco eficiente[2]

De cara al futuro se está poniendo gran énfasis en trabajar en el corredor vasco del hidrógeno. El hidrógeno es un vector energético, no una fuente de energía como tal, y hasta ahora no se ha utilizado mucho como almacenamiento de energía. Seguramente será necesario utilizar hidrógeno en determinados procesos industriales de gran uso energético. Para ser realmente el “hidrógeno verde” necesario, necesita ser producido con electricidad renovable, extremo que no se garantiza en los proyectos impulsados por las grandes energéticas. De hecho, Petronor está planeando instalar una incineradora de residuos para generar gas de síntesis.

¿Está aumentando la generación renovable local? No. Somos un territorio que hace ya muchos años que sólo tiene un 7 % de producción renovable, y ese porcentaje no se está incrementando. Cuando lo hace, es de la mano de grandes empresas con grandes proyectos, no se trata de generación renovable de cercanía, por ejemplo, desarrollando comunidades energéticas locales donde haya recursos y lugares para hacer una buena implantación sostenible y sin grandes impactos para la biodiversidad de la zona, como sería lo deseable.

Actualmente, está en proceso el desarrollo del Plan Territorial Sectorial de Energías Renovables. Es algo que ya se ha solicitado al gobierno en varias ocasiones, reconociendo el escaso desarrollo que se hizo del único plan renovables que se ha aprobado hasta ahora en el GV, el I Plan Territorial Sectorial de la Energía Eólica de Euskadi de 2002.

Resulta curioso que justo antes de comenzar esta tramitación a finales de marzo de 2021, se admitieran a trámite y estén siendo sometidos a estudios de impacto ambiental 4 parques eólicos en Araba desarrollados por Aixeindar, Sociedad constituida por el EVE e Iberdrola (40 / 60 %).

Es una buena noticia que el EVE por fin comience a desarrollar instalaciones renovables, pero de nuevo vemos más interés en tratar con las grandes empresas en grandes proyectos que en hacer proyectos locales junto con la población de la zona. Además, llama la atención la coincidencia de fechas y que no se haya desarrollado primero este plan territorial sectorial para luego proceder a hacer estas instalaciones con los máximos criterios de sostenibilidad ambiental.

Mientras tanto, la sociedad sigue esperando la ayuda del GV para poder empezar a realizar instalaciones de autoconsumo en todos los tejados soleados del territorio vasco y a organizar comunidades energéticas sostenibles y de cercanía, y no a impulsar una sociedad pasiva en cuestiones energéticas, a merced de los grandes proyectos a los que nos tienen acostumbrados y acostumbradas.

Marisa Castro Delgado. Coordinadora del área de Energía de Ecologistas en Acción y perteneciente a la comisión de energía de Ekologistak Martxan Bizkaia.

  1. https://www.ehu.eus/es/-/investigacion-desarrollo-ave-spain

  2. https://www.ehu.eus/es/-/investigacion-desarrollo-ave-spain

 

Atalak | Ekonomia, Politika

"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Eugenia Nobati, Argentina
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Sebastião Salgado
"El mal del país" José Blanco
Txema García
Bonill, Ecuador
Sebastião Salgado
Irene Singer, Argentina
Porteadoras
Sebastião Salgado
Txema García
Refugiados sirios: Mujer cocinando
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
“JAZZ for TWO”, José Horna
Txema García
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
“LIKE”. Eduardo Nave
Txema García
"Lemoniz", Mikel Alonso
Alfredo Sabat, Argentina
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
Fotografía de José Horna
“JAZZ for TWO”, José Horna
Fotografía de José Horna
Sebastião Salgado
"El origen del mundo" José Blanco
“LIKE”. Eduardo Nave
Txema García
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso

Egileak