Con luces largas: La ruidosa coalición carga pilas

 

Galde 40, udaberria 2023 primavera. Alberto Surio.-

La moción de Vox complica la estrategia de la derecha española con un imaginario anticuado y desfasado que contrasta con el cambio social de España

Se presentó como una moción de censura de resultado imprevisible, pero para Vox ha sido como si se hubiera pegado un tiro en el pie. Ramón Tamames, el referente de la Transición del Partido Comunista de España, simbolizaba la evolución camaleónica de aquella izquierda antifranquista reconvertida al nacionalismo español y que ha comprado de forma evidente el marco cultural de la guerra ideológica de la ultraderecha en sus diferentes familias en una asombrosa Transición hacia la nada o hacia el más palmario sentido del ridículo. Si no fuera por los valores reaccionarios que están en juego, el candidato presentado por Vox a la Presidencia del Gobierno suscitaba más compasión personal que otras consideraciones políticas más severas.

La moción de censura, en buena medida, ha permitido visualizar esa iniciativa con la imagen de una España rancia y antigua. En el mero juego de iconos y metáforas, Tamames es un producto desfasado frente a un Gobierno de coalición reformista de Pedro Sánchez que ha recuperado margen de maniobra a pesar de la evidente cacofonía de sus diferencias internas, del incremento de la inflación y del desgaste que provoca la actual sensación de incertidumbre. Ese ha sido el mayor error político y estratégico de Vox, no percatarse de la velocidad de los cambios sociales y culturales en España, en parte gracias a las redes globalizadoras. Se han quedado con un fotograma de la historia atascado y eso refleja un problema de falta de conexión con el principio de realidad social. La propia alusión al poder que tenía Isabel la Católica frente al Rey, a la hora de criticar a la actual marea feminista, constituye un botón de muestra revelador de hasta que punto  el reloj del tiempo se les ha quedado parado, dede luego, en todo lo que tiene que ver, con el empoderamiento de las mujeres.

Uno de los mayores problemas que pretendía desactivar Vox era precisamente su encapsulamiento en la burbuja de los incondicionales y de los más cafeteros. Por eso presentaron la moción de censura, para romper la imagen de su atrincheramiento en la derecha más asilvestrada. El repliegue de Vox hacia su núcleo más identitario beneficiaba objetivamente al PP a la hora de frenar el trasvase de voto hacia la extrema derecha y podía contribuir a recuperar voto fugado en su día desde las templadas aguas de la transición hacia la formación de Santiago Abascal.

Pero Tamames no ha logrado revertir la imagen y ha permitido a Pedro Sánchez apropiarse de la bandera de la nueva España democrática. Se trataba de dilucidar si la ‘España blanca de mi esperanza’ que cantaba Ana Belén, evocando a Blas de Otero, que se entonaba en las fiestas de ‘Mundo Obrero’ del PCE al inicio de la Transición en la Casa de Campo de Madrid, formaba parte aún de la iconografía del profesor Tamames o si Sánchez arrebataba esa bandera histórica. La segunda variable ha ganado la partida por goleada.

Choque de bloques

Desde el punto de vista estratégico, y de cara a la hipótesis PP-Vox -la única posibilidad de que gobierne Alberto Núñez Feijóo al frente a la opción conservadora, la moción de censura se ha convertido en una bomba de relojería para la derecha que quiera articularse con seriedad como alternativa al presidente del Gobierno. No podemos obviar que lo que va a estar en juego es la dicotomía entre dos posibles ententes: el eje PSOE-Unidas Podemos-Sumar. O la suma PP- Vox. No hay otro modelo factible.

Segunda conclusión del debate; La izquierda tiene posibilidades de jugar y de ganar el partido, a pesar de las dificultades del contexto, con la inflación por las nubes y una sociedad muy cansada desde los tiempos de la pandemia.

Eso sí, para que la izquierda pueda capitalizar el proceso necesita ordenar y apaciguar, el debate sobre la recomposición del espacio a la izquierda del PSOE mediante un acuerdo entrre el proyecto ‘Sumar’, liderado por Yolanda Díaz, y Podemos. La presentación por su parte el 2 de abril como candidata de ‘Sumar’ a la Presidencia del Gobierno, sin esperar al resultado de unas primarias internas en el ámbito de Unidas Podemos, revela un fuerte pulso interno que puede tener consecuencias catastróficas para la unidad de la izquierda y para sus expectativas a la hora de lograr una mayoría suficiente de gobierno en la próxima legislatura. El papel de Pablo Iglesia,s exvicepresidente segundo, se antoja una pieza delicada eb este engranaje de poder.

Otra derivada del debate es la evidente españolización de la política vasca. El imaginario político español está cada vez más presente en el escenario vasco y eso no resta tampoco protagonismo al papel de los partidos nacionalistas vascos, que ponen en valor su interlocución con el Gobierno español.

Tampoco podemos obviar que el discurso antinacionalista sigue teniendo tirón en la opinión pública progresista española, que el PP ha logrado absorber por completo un producto neoespañolista químicamente puro como Ciudadanos, y que hay un notable sector del PSOE que tiene una visión muy refractaria a cualquier tipo de cesión a la presión de los partidos soberanistas en las Cortes Generales.

Efecto periférico

Por otro lado, el fracaso de la moción de censura de Vox en el Congreso ha permitido asentar la relación de PNV y EH Bildu con Pedro Sánchez, con los comicios municipales de mayo que se presentan como decisivos para fijar la relación de fuerzas ante las elecciones generales de final de año. Como telón de fondo, la amenaza de que el ruido conservador desestabilice los resultados ‘sociales’ del Gobierno de coalición y frene las expectativas de una discusión más serena sobre el futuro modelo territorial de España en la próxima legislatura, que es la propuesta que quieren plantear los aliados a Sánchez para el supuesto de que necesite su concurso para continuar en el poder en La Moncloa junto a Podemos y la fórmula que lidere Yolanda Díaz.
Otra de las derivadas de este fiasco de la iniciativa de Vox es el afianzamiento del bloque de investidura frente a la estrategia del centroderecha por recuperar el poder en España con un mensaje duro y sin concesiones, sobre todo frente a los soberanistas. Los nacionalistas vascos y catalanes consideran que, aunque el PSOE no debe tampoco «irse de rositas» en el Congreso, la ofensiva ideológica es de tal dimensión que no cabe otra que resistir, sobre todo en un momento en la que la Presidencia española de la UE en el segundo semestre de 2023 puede consolidar a Sánchez en su papel internacional.
Porque ambos grupos nacionalistas vascos están convencidos de que detrás de la iniciativa de Vox se gesta una preocupante contrarreforma del modelo territorial, que primero propone la revisión del sistema electoral y después la laminación de competencias de las autonomías en beneficio del Estado como la educación y la sanidad an aras de una supuesta optimización de recursos para garantizar la ‘igualdad’ entre los españoles.

En este contexto, en todo caso, PNV y EH Bildu libran una verdadera batalla por la influencia y la interlocución en Madrid y pretenden reactivar la estrategia de diálogo con el Gobierno central para que el Ejecutivo cumpla sus compromisos en la recta final de la legislatura, en especial en materia autonómica.

Desde los jeltzales se admite que el balance de la sesión parlamentaria ha beneficiado al presidente del Gobierno, que ha sabido rentabilizar el choque con la estrategia regresiva de la extrema derecha. El PNV  descarta por completo cualquier escenario de colaboración activa o pasiva con el PP que pase por meter a Vox en la ecuación, ya sea en la fórmula de coalición como en la de cualquier acuerdo. Los jeltzales reconocen que en la Unión Europea existe verdadera preocupación por la deriva que podría provocar meter a Vox en la sala de máquinas de la gobernabilidad.
En EH Bildu se comparte una crítica muy severa respecto al papel del PP y de Vox. La izquierda independentista vasca confía en pactar con el Gobierno de coalición la Ley de Vivienda y apunta a la conveniencia de reforzar el eje entre Unidas Podemos, ERC y a EH Bildu al frente el ‘volante’ estratégico de la legislatura con una orientación claramente de izquierdas. Pero el futuro no está aún escrito.

 

Atalak | Politika

Un mundo en cambio, Iñaki Gabildondo | STM Galde

UKRANIA

Protagonistak

Juan Gutiérrez
Cristina Monge
Pedro Arrojo Agudo
Iñaki Gabilondo
Ana Valdivia
Dora María Téllez
Pedro Miguel Etxenike
Marta Cabezas
Tomás Arrieta
Maixabel Lasa
Carlos Berzosa
Esteban Beltrán
Lurdes Imaz
Garbiñe Biurrun
Javier Moreno Luzón
Koldo Martinez
Tomás García Azcárate
Lourdes Oñederra
Mikel Reparaz
Virginijus Sinkevicius
Laia Serra
Gerardo Pisarello
Daniel Raventos
Daniel Innerarity
Yayo Herrero
María Eugenia Rodríguez Palop
Carlos Juárez
Helena Taberna
Pablo J. Martínez Osés
Koldo Unceta
Xabier Aierdi
Aitzpea Goenaga
Javier de Lucas
Ander Bergara
Garbiñe Biurrun
Pedro Santisteve
Marina Garcés
Carod Rovira
María Silvestre
Joao Pedro Stédile
Enrique Villareal "El Drogas"
José Luis Rodríguez García
Adela Asúa
Xabier Rubert de Ventós
Catarina Martins
Iñaki Gabilondo
Alberto Acosta
Victoria Camps
Lluís Torrens
Mario Rodríguez Vargas
Mikel Aizpuru
Marta Macho Stadler
Ramón Sáez Valcárcel
Frédéric Lordon
Xabier Vence
Carmen Gisasola
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Joaquim Bosch
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
Paco Etxeberria
Cristina Narbona
Juan Calparsoro
Idoia Estornés
Iñigo Lamarca
Tarana Karim
Txema Urkijo
Dolores Juliano
Yayo Herrero
José Ignacio Lacasta
Gurutz Jáuregui
Silvia Gil
Ramón Barea
Daniel Cohn-Benditt
Ada Colau
José Manuel Naredo
Anna Freixas
Carlos Beristain
Carlos Berzosa
Manuela Carmena
Gloria Flórez Schneider
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
La larga espera
Shushi (República del Alto Karabakh —Artsakh—, 08/10/2020)
Txema García
Porteadoras
“JAZZ for TWO”, José Horna
Sueños Rotos
República del Alto Karabakh —Artsakh—, 06/10/2020
"Lemoniz", Mikel Alonso
"El mal del país" José Blanco
“JAZZ for TWO”, José Horna
Alfredo Sabat, Argentina
Sebastião Salgado
Fotografía de José Horna
Bonill, Ecuador
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
Refugiados sirios: Mujer cocinando
Fotografía de José Horna
Txema García
Abrazo. Luna a Abdou
Playa del Tarajal, Ceuta
Sebastião Salgado
Inmigrantes rescatados por salvamento marítimo
“LIKE”. Eduardo Nave
Sebastião Salgado
Txema García
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Eugenia Nobati, Argentina
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
Canción de París
Jose Horna.
"El origen del mundo" José Blanco
Txema García
Cientificos-Volcán
La Palma 2021
Debekatutako armak
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/19/08).
Encaramado a la valla de Ceuta
Antonio Sempere
Txema García
Sebastião Salgado
Irene Singer, Argentina
Zutik dirauena
Shushi (Karabakh Garaiko errepublika —Artsakh—, 2020/10/08)
Metro de París
Jose Horna.
“LIKE”. Eduardo Nave
"El instante decisivo" Iñaki Andrés

Egileak