Entrevista a Paul Blundell

(Galde 07, verano/2014). G. Paul Blundell es uno de los fundadores de “Punto A” 1 proyecto de catalización de comunidades de bienes igualitarias en entornos urbanos de la Costa Este de EE.UU. Es miembro de la Comunidad Acorn 2 desde 2005, en la que ha hecho un poco de todo y bastante de unas pocas cosas. Su tarea más reciente antes de viajar a Europa fue diseñar y gestionar la construcción de un edificio co-sostenible de 557 m2 para albergar un negocio comunitario de semillas orgánicas y tradicionales. Acorn , es una comunidad fundada en 1993 en Virginia y que ya cuenta con 30 miembros, se define como una comuna anarquista, igualitaria y laica, cuyos miembros comparten, además de espacio y trabajo, los ingresos que obtienen. Aprovechando su visita a Euskadi, aprovechamos para entrevistarle.
Entrevista de Natalia Fernández a G. Paul Blundell. paulhead
1 – Acorn es una de las comunidades veteranas en el movimiento comunitario en los EE.UU. ¿cómo fue su nacimiento y cuales sus objetivos iniciales?
G. Paul Blundell. Acorn fue un proyecto de Twin Oaks  (fundada en 1967). A principios de los noventa, Twin Oaks 3 tenía una larga lista de personas esperando poder integrarse, un montón de dinero en el banco y ningún plan para construir nuevas residencias. Un grupo de «Twin Oakers» se dieron cuenta que había mucha gente queriendo vivir en una comuna como Twin Oaks y que disponían de los recursos para hacerlo. Solamente era necesario cambiar la situación política. Así que, ese grupo de Twin Oakers empezó a hablar y organizarse, reclutaron miembros de fuera de la comunidad, encontraron un terreno, tomaron un préstamo de Twin Oaks y comenzaron Acorn. Acorn siguió recibiendo apoyo de Twin Oaks durante muchos años hasta que consiguió estabilizarse.
 Los objetivos originales de la comuna fueron crear otra comunidad como Twin Oaks con algunos cambios menores que reflejaran los intereses específicos y las críticas que los miembros fundadores tenían en relación a Twin Oaks.
 Al igual que Twin Oaks, Acorn pretendía crear una comunidad  igualitaria, no-violenta,  feminista, ecológicamente sostenible y democrática donde toda la propiedad sustancial y los recursos se mantuvieran en común, todos los  miembros contribuyeran con una cantidad igual de trabajo y los recursos fueran distribuidos equitativamente o según necesidad, con el objetivo de satisfacer a cada uno de los miembros. A diferencia de Twin Oaks, Acorn quiso utilizar el consenso en la toma de decisiones, obtener ingresos de la actividad agrícola, estar comprometida como comunidad en las relaciones interpersonales de sus miembros, y ser, en general más flexibles que Twin Oaks.
2 – Una de las cuestiones más complicadas para una comunidad es la integración de nuevos miembros. ¿Cómo ha afrontado Acorn este proceso? 
Acorn pide a los que solicitan ser miembros, visitar la comunidad durante 3 semanas, realizar una entrevista en profundidad y hablar con cada miembro sobre la perspectiva de su integración y las relaciones que ello generaría. Cuando se toma la decisión de aceptar nuevos miembros o de promocionar los miembros provisionales a miembros plenos, nos enfrentamos con diferentes filosofías sobre la membresía. Se produce una tensión entre la inclusión y la exclusión. Por un lado, estamos intentando generar un nuevo modelo social y este debería solucionar el problema de  cómo incluir e integrar a cualquiera que esté interesado en nuestro proyecto y no sea peligroso. Por otro, estamos poniendo a prueba un proyecto ambicioso y eso es un reto en si mismo, y tenemos un espacio limitado, por lo que debemos ser muy selectivos y aceptar solamente personas que  puedan desempeñar una función necesaria o que posean una habilidad de la que carecemos. Nos enfrentamos a  muchas otras tensiones  y las conducimos lo mejor que podemos, con una mezcla de sentido práctico e idealismo.
3 – ¿Cómo fue tu llegada a la comunidad? 
Llegué a la comunidad en marzo de 2005. Unos meses antes la comunidad había estado muy cerca del colapso después de años de batallar con una membresía en declive. Cuando llegué, era el miembro 21. Casi todos los miembros a mi llegada eran nuevos y no tenían experiencia de vida en una comuna. Muy pocos tenían siquiera experiencia de vida en una granja. Fue una época caótica, pero también llena de esperanza y posibilidades porque la comunidad estaba renaciendo de forma activa.
4 – ¿Qué buscan las personas interesadas en la vida comunitaria cuando llegan a vosotros?
La gente que viene a Acorn está buscando  muchas cosas. Algunas se sienten atraídas por nuestra empresa,  Southern Exposure Seed Exchange (SESE), y la oportunidad de hacer un  buen y emocionante trabajo en agricultura orgánica y recuperación de semillas. Otras están escapando de una vida convencional que no les genera satisfacción en el terreno emocional, económico o político. Las hay que están entusiasmados por vivir en una comuna anarquista y probar una visión política que comparten con nosotros. Y otras llegan solo para conocernos, sin intención de integrarse, y se dan cuenta poco a poco de lo que disfrutan y aprecian el tipo de vida que llevamos.
5 – ¿Tienen estas personas algo en común? 
Comparten lo que todas las personas de la comunidad compartimos: interés en nuestro proyecto y el compromiso de hacerlo posible. Atraemos a personas muy distintas, que se acercan desde lógicas y trayectorias diferentes.
6 –  La principal base económica de la comunidad es la actividad agrícola. ¿Se plantea el desarrollo de actividades complementarias? 
Tardamos 6 años en encontrar el negocio que actualmente tenemos en marcha (SESE) y otros 10 años antes de que fuera lo suficientemente grande como para mantenernos. Durante todo ese tiempo, pusimos en marcha toda una panoplia de negocios y a veces liberamos a miembros a título individual para que buscaran trabajo o se autoemplearan.
En algunas ocasiones hemos considerado desarrollar otros negocios o actividades que generen ingresos. Actualmente SESE es lo suficientemente grande y crece a un ritmo suficiente como para que no necesitemos desarrollar otros negocios. De hecho, no seríamos capaces de poner en marcha otro sin desatender la empresa puesta en marcha. Sin embargo, hemos trabajado con comunidades vecinas para desarrollar actividades complementarias o potenciar áreas de SESE.
7 – Cómo es la relación entre la comunidad y las instituciones públicas, ¿cómo es visto Acorn desde lo político? 
Nuestra relación con  instituciones públicas como el gobierno local es entre buena y neutral. No nos comprometemos en muchas agitaciones políticas locales pero sí trabajamos en construir y apoyar iniciativas y redes locales que tienen un efecto positivo en la comarca, como por ejemplo el equipo de voluntarios de rescate o el banco de alimentos. Trabajamos también en construir una economía agrícola local de pequeña escala y en aumentar su perfil. Mucha gente y muchas instituciones de la comarca aprecian nuestros esfuerzos para consolidar una agricultura local que de otro modo desaparecería.
En otros ámbitos institucionales superiores, no somos muy  conocidos por las administraciones públicas, fuera del movimiento de agricultura orgánica, que es donde realiazmos y centramos nuestro mayor esfuerzo.
8 – ¿Y con las personas de poblaciones cercanas? 
Tenemos muy buenas relaciones con la gente de nuestra comarca. Hacemos muchos negocios localmente y tenemos una larga trayectoria que nos acredita como buenos vecinos y buenos ciudadanos. Pero no mucha gente en nuestra zona nos conoce. Son muchos más los que conocen Twin Oaks, que está muy cerca de nosotros y que es tres veces más grande, dos veces más antigua y ha estado realizando tours semanales durante años. Aunque no podemos saberlo con seguridad, parece que la gente que nos conoce, pero no lo suficiente, piensa que somos raros pero inofensivos. Casi nunca hay encuentros con gente de la zona que nos resulten hostiles.
9 – ¿Dirías que el comunitarismo está resurgiendo como modelo en los EE.UU? 
Sí que parece que la vida colectiva, cooperativa y las economías basadas en el compartir, así como la construcción de comunidades intencionales están disfrutando actualmente de un resurgimiento. Creo que, en gran medida, esto es una reacción a décadas de individualismo, atomización y alienación por un lado, y por otro a un cada vez más obvio fracaso del capitalismo a la hora de distribuir y extender prosperidad y seguridad. No tengo claro como de real o significativo es este crecimiento que percibo (no he consultado estadísticas al respecto). Tampoco tengo claro si otras comunidades como Acorn están viendo una explosión de popularidad similar. Yo espero, en cualquier caso, sembrar ese resurgimiento a través de mi trabajo con el proyecto «Punto A», una nueva comuna urbana.
10 – ¿Qué ha cambiado en la comunidad desde el  inicio hasta ahora? ¿Qué cuestiones se han asentado? ¿Cuáles son las principales dificultades a afrontar de cara al futuro?
Acorn es un lugar de cambio constante alrededor de un núcleo estable de valores. Muchas cosas han cambiado desde que la comunidad empezó, incluyendo a todos los miembros fundadores salvo uno. La comunidad se ha reducido drásticamente al menos cuatro veces durante su vida, siendo significativamente resucitada en cada ocasión. Ahora parece que la comunidad es estable, próspera y vibrante. Así que el problema de cómo construir una comunidad estable, próspera y vibrante, mientras mantenemos nuestro sistema organizativo anárquico, distribuido y ad hoc, ha sido aparentemente resuelto.
La comunidad continúa, y probablemente continuará durante bastante tiempo, enfrentando el desafío permanente de mantener la estabilidad y la  prosperidad en medio de su dinámica, a veces incluso imprevisible, naturaleza.
En un futuro próximo, la comunidad tendrá que enfrentarse seriamente al reto de ocuparse del crecimiento continuo del negocio, ya sea trabajando de forma más eficiente, aumentando el tamaño de Acorn, o incorporando a más gente, -más allá de Acorn-, en el negocio (manteniendo al mismo tiempo nuestros principios igualitarios y cooperativos). Pero, aunque esto es ya un reto asumido en Acorn, habrá que esperar a que crezca la presión un poco más hasta que la comunidad decida tomar las riendas del crecimiento del negocio.
11 – Se suele asociar lo comunitario a la vida en el campo, quizás por relación con el movimiento ecoaldeas. ¿En EE.UU existen experiencias de comunidades urbanas? 
Hay unas pocas comunidades urbanas en los Estados Unidos y aún más comunidades intencionales urbanas. Casas de grupos formales e informales con o sin objetivo (común) central son bastante habituales. Hay una red bastante grande de cooperativas de vivienda democráticas y de propiedad colectiva. Hay incluso unas pocas comunidades igualitarias bajo comunidad de bienes, aunque estas son bastante poco habituales. En la Federación de Comunidades Igualitarias, de la que Acorn es miembro, hay dos comunidades urbanas (la  Emma Goldman Finishing School y The Midden) y una más que está considerando unirse (The Baltimore Free Farm). «Ganas» es una antigua y amplia comunidad urbana (en Nueva York) pero el grupo que comparte ingresos en ella es bastante pequeño. Yo estoy actualmente  involucrado en un proyecto llamado «Punto A», que aspira a poner en marcha ambiciosas comunidades igualitarias comprometidas con el ingreso compartido en la Costa Este de Estados Unidos. El proyecto está montando una nueva comunidad en Washington DC, y está trabajando con varios grupos ya existentes en Nueva York, Baltimore y Washington DC para ayudarles a constituirse y apoyarles en la consecución de una estructura igualitaria de comunidad de bienes.
12 – ¿En qué suelen basar su modelo de ingresos las comunidades urbanas en EEUU?
La mayoría de las comunidades urbanas no tienen empresas de propiedad colectiva. Sus miembros son casi todos autónomos o trabajadores por cuenta ajena. Su estabilidad descansa en los beneficios económicos de organizarse de forma cooperativa y en el efecto estabilizador de depender de muchos ingresos diferentes. Incluso si muchos de los miembros o todos pueden quedarse temporalmente en el paro, la comunidad siempre tendrá ingresos.
13 – ¿Cómo definirías tu vida en comunidad? 
La vida comunitaria en Acorn es informal, diversa y dinámica. Hay muy poca planificación de la vida social de la comunidad o al menos, hay una planificación muy pequeña que alcanza de sobra. La comunidad tiende a tener hobbies, modas pasajeras durante unos pocos meses. Actualmente, la moda es el volleyball. A veces son las fiestas para bailar. O jugar al futbolín. O a algún juego de cartas nuevo. O hacer baños de burbujas con toneles. O tocar música juntos. O ver Juego de Tronos.
Normalmente hay mucha conversación relajada, debates políticos, música, baile, juegos y viajes en grupo. A causa de nuestro flexible sistema de trabajo, no tenemos fines de semana y cada persona tiene horarios diferentes.
 
14 – Este verano has estado visitando comunidades en Europa, ¿cuál ha sido tu percepción? 
Encontré las comunidades que visité en Europa  fascinantes, iluminadoras e inspiradoras.
Fui a Europa buscando historias que traer a casa, historias sobre comunas y comunidades  de muchos miembros, que usaran el consenso en situaciones diferentes, historias que ilustraran toda la diversidad que es posible bajo un sistema de comunidad de bienes.  Encontré ambas cosas y las he relatado en casa con gran efecto.
15 – En Europa el movimiento comunitario es prácticamente «subterráneo y a diferencia de lo que pasa en los EE.UU no está conectado. ¿Cómo fue la articulación en red en los EE.UU?
El movimiento comunitarista en Europa no es totalmente subterráneo, hay redes de comunas 4, pero las redes son pequeñas y están muy divididas por la lengua. No hay una red que comparta a la vez la amplitud geográfica y el foco ideológico de la Federación de Comunidades Igualitarias 5 (FEC) en EEUU.
La FEC fue creada en gran medida para ahorrar dinero en los procesos de búsqueda de nuevos miembros. Todas las comunidades igualitarias que existían cuando se fundó la Federación estaban buscando nuevos miembros, casi siempre contratando anuncios en revistas y periódicos de izquierdas y enviando mailings. Se dieron cuenta de que todas ellas estaban poniendo anuncios en las mismas publicaciones y generalmente intentando llegar al mismo tipo de gente. Así que crearon una organización central que pudiera contratar anuncios y enviar a la gente interesada paquetes con información sobre todas las comunidades de la Federación. A lo largo de los años la Federación ha sido utilizada para organizar muchas cosas útiles, como un fondo de salud para catástrofes (ya que no hay servicio nacional de salud en los Estados Unidos) y un convenio de intercambio de trabajo. Con la llegada de Internet, el rol original de la Federación como central de búsqueda de nuevos miembros se ha vuelto menos importante. Ahora su rol principal es ser el conector del movimiento comunitarista igualitario en EEUU.
Entrevistadora: Natalia Fernández
Traducción:
Natalia Fernández
María Rodríguez
David de Ugarte

Notes:

  1. http://frompointa.org
  2. http://www.acorncommunity.org/
  3. http://www.twinoakscommunity.org/
  4. Vease: http://www.eurotopia.de/; Red alemana: http://www.kommuja.de/; Directorio/Red inglesa: http://www.diggersanddreamers.org.uk/; La red Longo Maï: http://www.prolongomaif.ch/
  5. http://thefec.org/

Categorized | Dossier, Economía, Política, Sociedad

“LIKE”. Eduardo Nave
www.eduardonave.com
“LIKE”. Eduardo Nave
www.eduardonave.com
Alfredo Sabat, Argentina
Bonill, Ecuador
Eugenia Nobati, Argentina
Irene Singer, Argentina
Txema García
Txema García
Txema García
Txema García
Txema García
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
“JAZZ for TWO”, José Horna
“JAZZ for TWO”, José Horna
"El origen del mundo" José Blanco
"El mal del país" José Blanco
Fotografía de José Horna
Fotografía de José Horna
"Lemoniz", Mikel Alonso

Autores