DiEM25, una apuesta transversal y en positivo por la democracia europea

diem25_09

El ex ministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis. El «chico malo» de la política europea encabeza el lanzamiento de este nuevo movimiento paneuropeo.

DiEM25, una apuesta transversal y en positivo por la democracia europea 1

(Galde 13, negua/invierno 2016). Florent Marcellesi*. “Europa será democratizada o se desintegrará.” Así reza el manifiesto fundacional de DiEM25, el movimiento por la democracia europea impulsado por Yanis Varoufakis, el exministro de economía griego, y presentado el pasado 9 de febrero en Berlín. La propuesta es diáfana y directa: frente al autoritarismo, austeridad y recesión impuestas por las élites dominantes, es hora de la renovación democrática en Europa. Frente al proyecto de desconstrucción europea de las extremas derechas y del status quo de la Gran Coalición, abre una nueva brecha en la lucha transversal por otra Europa como emoción y horizonte positivos.

Una apuesta transversal

DiEM25 hace una apuesta: para garantizar y reforzar las democracias locales y nacionales, es fundamental conseguir una verdadera democracia europea. En esta propuesta, la soberanía europea (y por tanto el demos europeo) es compatible y complementario con las soberanías (y los demos) locales y nacionales. Y, para alcanzarla, es necesario tejer una coalición transversal y tansnacional de demócratas europeos, ya sean de izquierdas, social-demócratas, verdes o liberales.

Sin duda, al poner la soberanía europea como algo necesario y deseable en el centro del debate y ampliar el espectro de alianzas posibles, DiEM25 ahonda en la recomposición de las fuerzas del cambio en general y de izquierdas en particular a nivel local y europeo. No es de extrañar que Mélenchon, líder del Parti de Gauche francés y en pleno repliegue hacia el soberanismo nacional, y Lafontaine, de Die Linke y partidario de volver la serpiente monetaria previa al euro, estuvieran ambos ausentes de Berlín.

De hecho, esta apuesta contrasta claramente con otro camino seguido por la izquierda radical europea. Por ejemplo, el Plan B para Europa, reunido en Madrid en febrero del 2016, marca otros análisis y camino distintos a los de DiEM25. Diagnosticando “la naturaleza profundamente antidemocrática de las instituciones europeas”, llama a “la desobediencia civil” frente a dichas instituciones 2. En esta óptica no se trata de una amplia alianza de demócratas europeos (de izquierdas y derechas) sino de una lucha de clases contra las oligarquías europeas. Y tampoco se trata de reformar Europa hacia un Estado federal europeo (como propone DiEM25) 3 sino de dar un paso hacia lo nacional para romper primero con la Unión Europea (por no ser reformable) 4 y, luego en un segundo momento, reconstruir otra Europa.

Donde parte de la izquierda radical propone la ruptura con la Unión Europea (y la salida del euro), la suma de fuerzas de izquierdas y la lucha de clases como motor del cambio, DiEM25 escoge un horizonte y una estrategia bien diferentes: apostar por la reforma de la Unión Europea (y el euro), buscar alianzas más allá del eje izquierda/derecha y poner como contradicción central y transversal la cuestión democrática europea.

Europa como emoción positiva

Sobre todo, DiEM25 coge el contrapié de una sensación hoy hegemónica: Europa como emoción negativa. Sea cierto o no, “Europa” y “Bruselas” (como conceptos e ideas) representan desde la crisis del 2008 el chivo expiatorio de todos nuestros problemas económicos y sociales. Se asocian en el imaginario colectivo de gran parte de la opinión pública a un problema y una pérdida de control. En base a ello y a la vez fomentando esta visión, crecen los proyectos nacionalistas y de repliegue nacional oponiendo el Estado-Nación como espacio del orgullo, la libertad y la democracia frente a la Unión Europea como espacio deshumanizado, tecnocrático, oligárquico (y, desde la extrema derecha, potencialmente inoperante contra la supuesta amenaza del Islam).

En este sentido, la potente campaña por el SÍ al Brexit, es decir la salida de Reino Unido de la UE, surfea sobre este antagonismo y exacerbación de lo nacional frente a lo europeo, agudizando un sentimiento positivo hacia lo primero y un reacción epidérmica negativa hacia lo segundo. Poco importa la realidad y la complejidad de la construcción, fallos, retos o éxitos de la construcción europea, importan más las emociones brutas. De igual manera, la retira de la bandera de la UE de los edificios institucionales, por parte por ejemplo del gobierno xenófobo de Hungría o ultraconversador de Polonia, fomentan igualmente la negación de la identidad y del proyecto europeo 5.

En cambio, el imaginario colectivo de DiEM25 está en las antípodas: vuelve a poner la idea europea como horizonte posible y deseable. A pesar de una narrativa bastante (a veces con razón, a veces demasiado) crítica contra las instituciones europeas, “Europa” se convierte de nuevo en una emoción positiva. Es un sueño por el que vale la pena luchar porque es donde podremos conseguir más democracia, libertad, derechos, o sea un futuro. En épocas de Europa Bashing (ya sea por parte de los euroscépticos pero también de los propios Gobiernos nacionales que son, sin embargo, los primeros responsables del bloqueo de la UE), es valiente y abre caminos no solo para democratizar Europa sino también para europeizar la democracia. Dicho de otra manera, deja entrever que, no solo la democracia es el futuro de Europa, sino que también Europa es el futuro de la democracia.

¿Quién está detrás de DiEM25?

Por ahora domina una gran diversidad geográfica e ideológica. Si bien todavía el movimiento no ha conseguido atraer la amplia gama de personas que pretende atraer (como social-demócratas y liberales), sí que cuenta, además de personas -a título individual- afín a la izquierda y a los verdes, mucha gente no partidista cercana a los nuevos movimientos sociales (a favor de los bienes comunes, la libertad en la red, nuevas formas de democracia, por la transparencia, etc.) y con perfiles muy diferentes (activistas, académicos, mundo de la cultura, sindicalistas, economistas, políticos…).

Es de señalar también que DiEM25 se nutre del imaginario de las candidaturas ciudadanas nacidas al calor del 15M en España. Las constantes referencias a Barcelona en Comú marcan claramente la ambición de DiEM25 de replicar esta dinámica a nivel europeo. Sin embargo, la estructura es uno de los puntos menos desarrollados y claros de la propuesta:¿aspira DiEM25 a ser una red líquida, un grupo de presión, una organización social o un partido político? Y, además del horizonte 2025, ¿se va a organizar DiEM25 para influir de una forma u otra en la (posible) Convención Europea de 2018 y en las elecciones europeas de 2019?

Por último, desde la ecología política, independientemente de nuestras necesarias iniciativas propias, DiEM25 nos tiene que llamar la atención, y lo expresamos 12 cargos verdes europeos en una carta abierta a Varoufakis y DiEM25 6. Primero porque siempre hemos defendido la renovación democrática en Europa como condición necesaria, aunque no suficiente, a una salida a la crisis sistémica. Segundo, porque Los Verdes Europeos, al estar convencidos que Europa es un espacio político adecuado para aportar respuestas a muchos desafíos ecológicos, económicos y democráticos transfronterizos, compartimos el eje central de lucha a favor de Europa. Tercero, porque DiEM25 da un paso, aunque tímido todavía, hacia una Europa ecológica, es decir, una prosperidad verde y compartida que respete el planeta. Esto mismo reafirma Varoufakis en su respuesta a nuestra carta abierta 7:

“Para ser sinceros, algunos de los miembros algo más mayores de la izquierda, la socialdemocracia, los sindicatos, la tradición liberal democrática, hemos prestado en el pasado muy poca atención al efecto corrosivo de nuestro pensamiento del ‘crecimiento a toda costa’. Desde entonces, hemos comprendido la magnitud de la carga sobre nuestro planeta […] y la simple verdad de que la justicia social no puede prevalecer si nuestra sociedad continúa de forma obvia socavando su entorno.”

En tiempos revueltos donde la propia idea de Unión Europea se tambalea bajo los golpes de los egoísmos nacionales, de la extrema derecha y también de parte de la izquierda radical, DiEM25 vuelve a poner la democracia europea como horizonte y estrategia positivos. A pesar de ser sin duda incompleto, poco estructurado y con muchos matices que pulir, es al mismo tiempo un soplo de aire fresco para las personas y organizaciones que consideran el sueño europeo como necesario y deseable.

*FlorentMarcellesi. @fmarcellesi Portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo y miembro de EQUO Euskadi.

Notes:

  1. Este artículo es una ampliación y actualización de «DiEM25, ¿el nuevo sueño europeo? http://www.bez.es/6991699- 70DiEM25-el-nuevo-sueno-europeo.html
  2. Véase «Declaración Para una Rebelión Democrática en Europa»: http:// planbeuropa.es/declaracion-para-una-rebelion-democratica-en-europa/
  3. DiEM25 apuesta por una Asamblea Constituyente Europea, que, a su vez, daría a luz a una verdadera Constitución europea.
  4. Como argumentan Garzón, Albiol y Sánchez Mato en este artículo: http://blogs.publico.es/dominiopublico/15922/europaencadenada-plan-b-o-esclavitud/
  5. Teniendo en cuenta esta realidad, la retirada de la bandera de la UE en Navarra por parte de un gobierno progresista es a todas luces un error que fomenta, queriéndolo o no, el antieuropeismo y Europa como emoción negativa.
  6. http://www.eldiario.es/euroblog/Democracia-europea-des- pertar-Fuerza_6_482311804.html
  7. http://www.eldiario.es/tribunaabierta/Respuesta-Varoufakis- Florent-Marcellesi-DiEM25_6_490361001.html

Categorized | Política

“LIKE”. Eduardo Nave
www.eduardonave.com
“LIKE”. Eduardo Nave
www.eduardonave.com
Alfredo Sabat, Argentina
Bonill, Ecuador
Eugenia Nobati, Argentina
Irene Singer, Argentina
Txema García
Txema García
Txema García
Txema García
Txema García
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
“JAZZ for TWO”, José Horna
“JAZZ for TWO”, José Horna
"El origen del mundo" José Blanco
"El mal del país" José Blanco
Fotografía de José Horna
Fotografía de José Horna
"Lemoniz", Mikel Alonso

Autores