Actitudes ante la política

Caminando

 

(Galde 02, primavera/2013). Victor Urrutia.
Los datos ofrecidos en el Anuario de la opinión pública vasca del año 2012 y del reciente Sociómetro nº 52 (junio de 2013), difundido por el Gabinete de Prospección Sociológica, nos dan pie para trazar una breves notas sobre las actitudes de creciente indiferencia y desafección de la ciudadanía ante “la política”.

¿Qué sentimiento le inspira a Vd., principalmente, la política? Es una pregunta sencilla y directa pero incapaz de recoger todos los matices que encierra un concepto tan polisémico como el de “política”. Probablemente, la gente cuando responde a esta cuestión piensa en instituciones políticas concretas o genéricas, en partidos, en la política como profesión, etc. No piensa en la política como una actividad cívica o de responsabilidad ante los asuntos colectivos (la “noble” tarea política). Así, emerge en la respuesta el imaginario cultural heredado o cultivado a lo largo de complejos procesos de socialización y de cambios generacionales. Todavía podemos escuchar aquella frase atribuida a Franco cuando aleccionaba a un ciudadano con toda naturalidad, diciendo: “Vd., haga como yo, no se meta en política”. Más recientemente hemos oído manifestaciones similares a líderes de Bildu como Laura Mintegi, que antes y después de las recientes elecciones afirmaba, con la  misma naturalidad, la manida frase “yo no soy política”.

 

Conviene, pues, recordar que esta y otras preguntas que comentaremos a continuación tienen un valor relativo a la hora de sopesar los datos y objetivar la repercusión de la crisis en la (des)confianza en las instituciones, el alcance de la desafección política,  la inhibición de la ciudadanía ante los asuntos colectivos, más allá de la indignación o del cabreo. En otras palabras, la clave es explicar el deterioro del propio sistema democrático y la pérdida de confianza en sus instituciones y representantes políticos.

Un gran salto.

La trayectoria de la opinión pública sobre el interés mostrado por la política en Euskadi nos permite trazar un marco de referencia sobre los periodos vividos a partir de 1995. Así, de la observación del conjunto de los datos del cuadro 1,  constatamos la existencia de tres periodos:

1998/2005. Gobiernos en torno al Plan de Ibarretxe con una confrontación agudizada por las acciones de ETA. En la medida en que la confrontación política y el terrorismo conforman un ambiente de tensión social,  en comparación con etapas posteriores, el interés mostrado es alto (36%),  así como menor el desinterés (63%).

2006/2011. Gobiernos de Zapatero, diálogos con ETA, gobierno socialista en Euskadi, emergencia de la crisis económica (2006/2011). En este período baja 12 puntos el interés y se incrementa en 8 puntos el desinterés. Ha cedido la confrontación del debate en torno al “plan de Ibarretxe”, se ve el final de ETA (con una distensión política y social creciente), y se va instalando la indiferencia que genera la crisis económica.

2012/2013. Fin de las acciones violentas de ETA, entrada de Bildu en el Parlamento (y en más instituciones) y el retorno del PNV al gobierno. En este breve periodo se recupera ligeramente el interés por la política al igual que cede el desinterés debido a la satisfacción de los electores nacionalistas por su vuelta al poder (tanto en el gobierno como en el Parlamento). No obstante, se mantiene el peso negativo que la crisis económica tiene en el ánimo del conjunto de la sociedad vasca.

Cuadro 1.  Grado de Interés por la política en Euskadi (%)

Periodo Poco/nada Mucho/bastante NS/NC TOTAL
1998/2005 63 36 1 100
2006/2011 75 24 1 100
2012/2013 73 26 1 100

Euskadi es diferente

Los datos aportados en 2012 por el CIS, permiten constatar que, respecto a los diversos sentimientos que provoca la política en la ciudadanía, Euskadi es diferente (Cuadro 2). Para las personas de nuestra Comunidad, la política suscita -de manera notoria- menos desconfianza, menos irritación, más aburrimiento y más indiferencia con respecto al resto de España. El interés, el compromiso y el entusiasmo, son parecidos en ambas. La menor intensidad de la crisis económica en Euskadi marca esas grandes diferencias en casi todos los componentes de la escala. Igualmente habría que considerar  en estos resultados el mayor equilibrio del sistema de partidos en el País Vasco y la menor corrupción percibida en la gestión de las instituciones públicas.

Cuadro 2. Comparación Euskadi/Resto de España (2012) (%)

Sentimiento Euskadi Resto España
Desconfianza 59   71  (+12)
Irritación 33       41 (+9)
Aburrimiento 31 26  (-5)
Indiferencia 27 21  (-6)
Interés 17 16  (-1)
Compromiso 9 9    (=)
Entusiasmo 4  3    (-1)

 

Junto a estos datos, no debe ignorarse que, en Euskadi, la desconfianza y la irritación son actitudes que van creciendo. En concreto, la irritación ha aumentado 12 puntos en los últimos dos años. Ese malestar provoca  a su vez un aumento del interés por la política, que entre 2010 y 2012  ha crecido 11 puntos (Cuadro 3).

Cuadro 3. Evolución en Euskadi (2010/2012) (%)

Sentimiento 2010 2012 Diferencia
Desconfianza 53 59 +6
Irritación 21 33 +12
Aburrimiento 33 31 -2
Indiferencia 31 27 -4
Interés 20 31 +11
Compromiso 13 9 -4
Entusiasmo 3 4 +1

¿Quién tiene mayor interés por la política?

El cruce entre opciones electorales y los sentimientos nos permite concluir, según los datos analizados,  que el electorado del nacionalismo radical es el más irritado, el menos aburrido, el menos indiferente y el más motivado (más comprometido y con mayor interés por la política). Estos son sentimientos que encajan positivamente con sus expectativas electorales. El resto de opciones políticas siguen una distribución parecida a la registrada por el dato medio del conjunto, incluido el bloque de abstencionistas (Cuadro 4)

Cuadro 4. Opciones electorales (%)

Sentimiento Totales AMAIUR ABSTENCIÓN
Desconfianza 59 57  (-2) 64 (+5)
Irritación 33 44 (+11) 33 (=)
Aburrimiento 31 17  (-14) 32  (+1)
Indiferencia 27 15  (-12) 34  (+7)
Interés 17  27  (+10) 13  (-4)
Compromiso 9 18  (+9) 4    (-5)
Entusiasmo 4 4    (=) 2    (-2)

Desde el punto de vista generacional, la indiferencia ante la política es una actitud más extendida entre las generaciones jóvenes que en las adultas, así como menor su grado de interés y de compromiso político (Cuadro 5).

Cuadro 5. Sentimientos por grupos de edad (%)

Sentimiento 18-29 46-64
Desconfianza 63   61  (-2)
Irritación 32        35 (+3)
Aburrimiento 28 27  (-1)
Indiferencia 33  22  (-11)
Interés 15 18  (+3)
Compromiso 7 11 (+4)
Entusiasmo 4         4  (=)

 

NOTA. Fuentes utilizadas:

–Para los cuadros 1,3,4,5: Anuario de la opinión pública vasca 2012 y Sociómetro 52 /Gabinete de Prospección Sociológica (GV)

–Para el cuadro 2: Anuario de la opinión pública vasca 2012 y CIS (estudio 2960, octubre 2012)

–En los cuadros 2, 3,4 y 5 las opciones seleccionadas por las personas encuestadas eran dobles.

VICTOR URRUTIA

(UPV/EHU)

Bilbao, 21-junio-2013

Categorized | Dossier, Política

“LIKE”. Eduardo Nave
www.eduardonave.com
“LIKE”. Eduardo Nave
www.eduardonave.com
Alfredo Sabat, Argentina
Bonill, Ecuador
Eugenia Nobati, Argentina
Irene Singer, Argentina
Txema García
Txema García
Txema García
Txema García
Txema García
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
“JAZZ for TWO”, José Horna
“JAZZ for TWO”, José Horna
"El origen del mundo" José Blanco
"El mal del país" José Blanco
Fotografía de José Horna
Fotografía de José Horna
"Lemoniz", Mikel Alonso

Autores