Cumbres climáticas, de Berlín a Marrakech

climacambi280

De Berlín a Marrakech, 21 años de Cumbres Climáticas

(Galde 16 – otoño/2016). Tatiana Nuño. El Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC o UNFCCC por sus siglas en inglés) se acordó en la Cumbre de la Tierra (Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible) en Río de Janeiro, Brasil, en 1992, donde también se alcanzaron otros importantes acuerdos ambientales, como el Convenio sobre Diversidad Biológica.

Su objetivo final era «la estabilización de gases de efecto invernadero a un nivel que impida una interferencia antropogénica peligrosa con el sistema climático», y afirma: «Las Partes deberían proteger el sistema climático en beneficio de las presentes y las futuras generaciones, sobre la base de la equidad y de conformidad con sus responsabilidades comunes pero diferenciadas y capacidades respectivas. En consecuencia, las Partes que son países desarrollados deberían tomar la iniciativa en la lucha contra el cambio climático y los efectos adversos de los mismos». Se acababan de sentar las bases para la lucha global contra el calentamiento climático en el que Las Partes son los países firmantes y el marco de trabajo el convenio marco CMNUCC.

La COP o Conferencia de las partes, por sus siglas en inglés, es la reunión del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) donde se toman decisiones políticas para combatir el cambio climático, disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y otros temas relacionados con las pérdidas y daños derivados de los impactos, la adaptación, el apoyo financiero, transferencia tecnológica y desarrollo de los países en desarrollo más vulnerables al cambio climático.

De Berlín a Marrakech, 21 años de COPs. La primera COP se celebró en Berlín en 1995 y no será hasta 2005 en la COP11 que se celebró en Montreal cuando se ratifica el Protocolo de Kioto, el primer protocolo internacional sobre cambio climático. En 2012, en la COP18 de Doha se alcanza un nuevo acuerdo climático de mínimos, donde solo la UE prorroga hasta 2020 el 2º periodo de compromiso del Protocolo de Kioto.

Y así, cumbre tras cumbre año tras año, se van dando pequeños y frágiles pasos en la lucha frente al cambio climático hasta que llegamos al año de la COP21 de París en 2015. Tras largas negociaciones, el pasado 12 de Diciembre de 2015 sobre las 19h de la tarde, 195 países más la UE, firmaron el Acuerdo de París, el nuevo acuerdo climático que compromete a los gobiernos de todo el mundo a realizar todos los esfuerzos posibles para que las temperaturas no aumenten más de 1,5 ºC y para alcanzar un «balance neto de las emisiones de gases de efecto invernadero que sea cero en la segunda segunda mitad del siglo»

El Acuerdo de París sobre el cambio climático entró en vigor en un tiempo récord, el 4 de noviembre de 2016, siendo uno de los tratados internacionales que más rápido se ha ratificado.

La COP21 en París fue única. Fue un momento de grandes decisiones políticas y con metas destacables. En comparación, el programa de la COP22 en Marrakech fue más técnico, de procedimiento y ceremonial para avanzar en la reglamentación del Acuerdo de París.

Como recoge el Programa de la ONU para el Medio Ambiente, con los compromisos de reducción de emisiones que los países habían presentado para el Acuerdo de París, las temperaturas globales podrían aumentar hasta 3,4 ºC para final de siglo, por lo que resulta urgente pasar a la acción y mucha más ambición para cumplir el Acuerdo de París y evitar los peores efectos del cambio climático.

De la pasada Cumbre del clima de Marrakech destacó la determinación de los países para luchar contra el cambio climático, donde oímos importantes discursos llamando a la acción para acelerar la transición energética hacia un futuro basado en energía limpias y una economía descarbonizada. El texto que se aprobó en la COP22 recoge que los reglamentos del Acuerdo de París estarán listos para 2018, por lo que los próximos dos años son muy importantes para avanzar en la implementación del Acuerdo y para que los países se preparen para aumentar su ambición, porque aún existen numerosos países vulnerables a los efectos del cambio climático que necesitan más apoyo.

En Marrakech, 47 naciones se comprometieron con un futuro 100% renovable, lo que supone una muestra de liderazgo y visión de futuro cuando más lo necesita el planeta y se lanzó la plataforma para la senda a 2050 que recoge ya numerosas iniciativas de países, estados, regiones, ciudades y empresas hacia la descarbonización.

Mientras tanto, la presencia del gobierno de España, un año más, dejó mucho que desear. El presidente Mariano Rajoy, visitó Marruecos durante las fechas que tenía lugar la COP22, pero respondía más a la tradición por la que el primer viaje fuera de la Unión Europea de un presidente del Gobierno español tras ser elegido o renovado en su cargo debe ser a Marruecos que a un viaje con prioridad por los asuntos climáticos. Por el recinto de la COP22 pasó a hacerse la foto y ni siquiera intervino en la ceremonia de los Presidentes y Jefes de Estado que tenía lugar el mismo día que él estaba allí.

La Ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, volvió anunciar una ley de cambio climático en la que no se había empezado a trabajar, pero que dejaba entrever que no regularía el uso de las energías sucias en el sistema eléctrico por no ser de su competencia y el Ministro de Industria, Álvaro Nadal pasó por la cumbre de Marrakech para decir que no tenían pensado regular con normativas el creciente consumo de carbón que sufrimos en nuestro país y que confiaba en los mercados para el descenso de su consumo. Poco después de una semana de que terminara la COP22, la Ministra Tejerina aseguró en la inauguración del Congreso Nacional de Medio Ambiente, CONAMA 2016, que «nos encontramos en un proceso de transición hacia un modelo bajo en carbono que es irreversible» Escuchado esto y viendo los planes del gobierno, la pregunta que nos hacemos es que si como piensan que el proceso es irreversible, no consideran necesario hacer nada.

Las emisiones de gases de efecto invernadero en España en el año 2015 crecieron cerca de un 3,5%, debido principalmente al aumento del uso del carbón en un 23,8% y al aumento de las emisiones derivadas del transporte, del sector residencial de la agricultura, de la ganadería y de la gestión de residuos. Y sorprendentemente aún con estos datos, la Ministra presume con que estamos en el buen camino para los cumplimientos europeos, la realidad esque son tan débiles y ridículos estos objetivos que tan solo nos corresponde una reducción del 26% para 2030, respecto a los niveles de 2005 y en España, debido a la crisis económica y no a regulaciones ni cambios normativos, en 2013 ya habíamos reducido más de un 21% las emisiones difusas.

Para luchar frente al cambio climático hace falta voluntad política y creérselo, ratificar París, que por cierto el gobierno de España ha tardado casi dos meses desde que lo ratificó la UE y asistir a los Congresos de Medio ambiente para decir lo bien que lo hacemos no es suficiente si no se adoptan medidas claras que prohíban las subvenciones a los combustibles fósiles y que impulsen una economía basada en las energías limpias que aseguren la protección del medio ambiente, la salud y la democratización de la energía.

Los datos climáticos globales son alarmantes, hemos superado las 400 ppm de CO2 en la atmósfera durante todo este año y como anunció la Organización Meteorológica Mundial, es muy probable que el año termine con una temperatura media global de 1,2ºC por encima de los valores preindustriales. No hay que olvidar que ha medida que aumenten las temperaturas, los impactos climáticos serán cada vez peores y por ello hay que actuar de forma urgente y con determinación. España es uno de los países más vulnerables al cambio climático dentro la de la Unión Europea y sólo por ello ya debe asumir una posición de liderazgo en la lucha frente al cambio climático en europa y tener una presencia más ejemplar en las cumbres internacionales con visión y valentía.

Tatiana Nuño Responsable de la campaña de Cambio climático de Greenpeace

Categorized | Política

Txema García
Txema García
Txema García
Txema García
Txema García
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
Sebastião Salgado
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
"El instante decisivo" Iñaki Andrés
"Homenage a Marcel Proust" Marisa Gutierrez Cabriada
"Homenaje a Federico García Lorca" Marisa Gutierrez Cabriada
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
"Mujeres del Karakorum", Mikel Alonso
“JAZZ for TWO”, José Horna
“JAZZ for TWO”, José Horna
"El origen del mundo" José Blanco
"El mal del país" José Blanco
Fotografía de José Horna
Fotografía de José Horna
"Lemoniz", Mikel Alonso

Egileak